Sabaku no Tami

Sabaku no Tami 1Tal y como comenté en la entrada dedicada a Las Aventuras de Hols: Príncipe del Sol, durante la década de 1960 había serios problemas sindicales debido a las malas condiciones laborales y salariales que tenían los trabajadores de la Toei Dōga. Por esa razón, no fue extraño que muchos de ellos tuvieran trabajos temporales para poder llegar a fin de mes.

En el caso de Hayao Miyazaki, durante esta época se encargó de dibujar algunos mangas1 basados en proyectos de la Toei Dōga como Nagagutsu wo Haita Neko (1969) o Doubutsu Takarajima (1971). Pero uno de estos proyectos tenía unas características ligeramente distintas: se trataba de un manga titulado Sabaku no Tami. En la siguiente entrada hago un repaso a uno de los primeros mangas dibujados por el maestro.

Un proyecto diferente

Al contrario de los trabajos mencionados anteriormente, Sabaku no Tami se trata de un manga original que se publicó en el diario Shonen Shojo Shinbun (Diario para chicos y chicas) entre septiembre de 1969 y marzo de 1970. Ignoro la razón, pero Miyazaki firmó esta obra con el seudónimo de Akitsu Saburo.

Argumento:
La historia se centra en Tem, un pastor de ovejas de la tribu Soqute que vive con su padre en una tienda situada en la Estepa centroasiática durante el siglo XI. Todo comienza cuando el protagonista observa como pasa por su zona una persona herida y montada en un camello. El padre no lo duda: al tratarse de un camarada de su misma tribu, decide acogerlo en su tienda y darle los primeros auxilios. El desconocido apenas tuvo tiempo de beber algo de agua antes de caer desmayado.

Al poco tiempo, unos soldados de un clan rival –los Kittarls– preguntan de malas maneras si han visto a una persona herida. El padre rechaza ayudarles y los desconfiados soldados deciden matarle. Tem ha sido testigo de la muerte de su padre a manos de los Kittarls y poco puede hacer para salvar su vida. Cuando parecía inevitable su muerte, la persona herida acude en su ayuda. No sin algo de fortuna, consiguen escapar de las garras de sus enemigos.

El desconocido se presenta. Su nombre es Kughil y estaba siendo perseguido por los Kittarls porque es un miembro importante de la resistencia Soqutian. Al ver la situación en la que se ha quedado Tem, decide hacerse cargo del muchacho. Su objetivo será llegar a Pejite, la capital de su país (¿os suena?).

No sin dificultades, consiguen su objetivo, acabando en un campamento de Soqutians que está justo al lado de la ciudad de Pejite, ocupada por los Kittarls. A partir de entonces, Kughil y Tem lideran la ofensiva para liberar a los Soqutians y recuperar su territorio. Lo que no saben es que en el campamento hay un espía que pondrá sobre aviso a los Kittarls de sus intenciones. ¿Conseguirán Kughil y Tem llevar a cabo sus objetivos?

Formato: aunque Sabaku no Tami empezó con un estilo más similar a las novelas gráficas, a medida que la obra avanzaba adquiría rasgos característicos del género manga. Está compuesto por 26 capítulos de dos páginas cada uno, editados en formato horizontal en blanco y negro.

Debido a su brevedad –tan solo 52 páginas– no se ha recopilado en formato tomo, por lo que es (muy) complicado encontrarlo legalmente en formato físico. Afortunadamente, en internet podemos descargar tanto unas digitalizaciones en japonés como su traducción al inglés realizada por un aficionado llamado Hox. No hay constancia de que se haya adaptado a ningún otro idioma.

Sabaku no Tami 2

Opinión personal

Historia: tal y como ocurrió con Las Aventuras de Hols: Príncipe del Sol, lo primero que llama la atención es el tipo de historia que se cuenta para tratarse de un manga juvenil. En Sabaku no Tami tenemos acción, aventuras, compañerismo y amistad, pero también escenas duras de muerte y violencia. Con esto no quiero decir que sea inadecuada, pero sorprende un argumento con unas características que actualmente podrían ser consideradas “conflictivas” en muchos países del mundo.

Es destacable la habilidad de Hayao Miyazaki para construir una historia en la que no decae el interés. Habiendo leído el manga, queda claro que el argumento se podría haber desarrollado más. Ignoro si fue una decisión del autor o del cliente. Hay que tener presente que éste era un trabajo temporal y que a partir de la década de los 1970, Hayao Miyazaki iba a ganar más responsabilidad en los proyectos de animación en los que participó. Es lógico que quisiera centrarse en lo que más le importaba.

Dibujo: en este aspecto, en Sabaku no Tami se observan dos grandes influencias: el estilo Toei –que había asimilado desde que entró a trabajar en la compañía– y el de Osamu Tezuka “El dios del manga”, al que Miyazaki admiraba en su faceta de mangaka (no así como animador). La obra que, recordemos, fue originalmente publicada en un periódico, está realizada completamente en blanco y negro y sin uso alguno de tramas mecánicas.

Si bien artísticamente está lejos del virtuosismo que encontraremos en trabajos posteriores –como el manga de Nausicaä o, más adelante, sus obras cortas publicadas en la revista Model Graphix–, en esta obra ya podemos ver algunas señas de identidad del autor, como el diseño de la chica protagonista, muy similar al de Lanna (Mirai Shōnen Konan) y Sheeta (Tenku no Shiro no Laputa) y un entorno que recuerda claramente a Shuna no Tabi y Kaze no Tani no Nausicaä.

Sabaku no Tami 3

Esto me suena…

En esta obra vemos algunos de los rasgos característicos que se desarrollarán en proyectos posteriores del autor, sobre todo de su etapa en el Studio Ghibli, como por ejemplo:

  1. La guerra: en algunos de los argumentos de Miyazaki se ha hablado sobre la guerra, algo que puede chocar teniendo en cuenta que es una persona abiertamente pacifista. Como declaró en una ocasión, Miyazaki es una persona con muchas contradicciones. En Sabaku no Tami la lucha entre los Soqutians y los Kittarls es la base a partir de la que se desarrolla toda la historia, aunque siempre con la esperanza del protagonista –Soqutian– de poder llegar a vivir en paz. En este aspecto, Sabaku no Tami puede hacernos recordar obras como Mirai Shōnen Konan, Shuna no Tabi, Kaze no Tani no Nausicaä o Mononoke Hime.
  2. La aventura: Mirai Shōnen Konan, Kaze no Tani no Nausicaä, Tenku no Shiro no Laputa o Mononoke Hime son ejemplos de obras posteriores en la que eran los más pequeños los que tenían todo el protagonismo de una historia de acción, aventuras y, en ocasiones, momentos duros. Es en este manga donde podemos ver los momentos más duros.
  3. Personajes más verosímiles: en realidad esto no es del todo así. Queda claro que los Kittarls son los claros enemigos de esta historia y su maldad no tiene mucha justificación. Pero a lo largo de la historia, hay algunos momentos en los que traicionarán a los protagonistas en los que el autor mostrará las razones que les llevaron tomar esa decisión. Posteriormente eso se convirtió prácticamente en una constante en el cine de Miyazaki, con la salvedad de Muska (Tenku no Shiro no Laputa). Aunque en el mundo de la animación haya infinidad de productos que nos dicen lo contrario, en la vida no hay únicamente dos opciones.
  4. Pejite: la capital de Soqute y el destino de los protagonistas de esta historia sonorá a todos aquellos aficionados a Kaze no Tani no Nausicaä. Se trata de Pejite. En Kaze no Tani no Nausicaä Asbel es el príncipe del reino de Pejite. Será salvado por Nausicaä y posteriormente se convertirá en su amigo y aliado.

Salvo algunas honrosas excepciones –Kaze no Tani no Nausicaä, Shuna no Tabi, los Cuadernos de Apuntes–, Hayao Miyazaki no se ha prodigado mucho como dibujante de cómics. Es por esta razón que Sabaku no Tami tiene más valor si cabe del que tendría la obra primeriza de un mangaka veterano y con muchas más obras publicadas.

Debido a su brevedad –y a que nadie ha mostrado interés en recopilarla2– esta obra ha permanecido en el desconocimiento de una gran parte de los aficionados (entre los que me incluía, hasta hace poco tiempo). Gracias a la adaptación al inglés realizada por un aficionado, muchos de nosotros hemos podido descubrir esta rareza y disfrutar del trabajo de un joven y talentoso animador que, por aquel entonces, tan solo quería llegar a fin de mes.


1Recordar que, durante su juventud, Hayao Miyazaki tenía la firme intención de convertirse en mangaka, aunque no tuvo mucha suerte y acabó por desistir y centrar sus esfuerzos en ser animador.

2Este dato no es correcto. Gracias a Roberto Martínez me entero de que la historia se recopiló en 1982 en la revista Comic Box publicada el 1 de noviembre, que podéis encontrar en este enlace .

Anuncios
Acerca de

Difundiendo la obra del Studio Ghibli desde 2005.

Tagged with: , ,
Publicado en Reseñas
3 comments on “Sabaku no Tami
  1. Morthylla dice:

    No es una contradicción que una persona pacifista hable de la guerra; ser pacifista no es que te gusten las judías verdes: es que estás en contra de las guerras, has pensado en ellas lo suficiente para creer que son un horror que debería ser evitado.

    Gracias por contarnos de este manga, yo no lo conocía. Me pongo manos a la obra para conseguirlo ahora mismo.

  2. Xanday dice:

    Muchas gracias por el post. Super interesante ! : )

  3. […] 12 de diciembre de 2013 publiqué una entrada en este blog en la que escribía sobre Sabaku no Tami, el primer manga de Hayao Miyazaki. Fue una […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: