Estreno de Kemushi no Boro

Kemushi no Boro fue uno de los trabajos en los que Hayao Miyazaki estuvo ocupado durante su retiro como director de largometrajes. También ha sido el primer acercamiento del maestro a la animación 3D. ¡Hasta le pudimos ver utilizando una tableta! Aunque no se han hecho públicos los detalles, parece haber sido un proyecto complicado, debido al retraso que ha sufrido (estaba previsto que se estrenara en verano de 2017). Pero la espera está pronto de terminar, ya que en el blog del Museo Ghibli han anunciado la fecha de estreno.

Sigue leyendo “Estreno de Kemushi no Boro”

Nueva exposición en el Museo Ghibli

En el Museo Ghibli han organización una nueva exposición en sustitución de la Nekobus kara Mita Fūkei-ten, de la que escribí hace un tiempo. En esta ocasión, la exposición se centra en el trabajo de William Morris, que fue un artesano, impresor, poeta, escritor, activista político, pintor y diseñador británico del siglo XIX y fundador del movimiento Arts and Crafts.

Tal y como se puede ver en la imagen que aparece en el blog del Museo Ghibli, la exposición muestra algunas ilustraciones que realizó para una empresa que fundó en 1891llamada Kelmscott Press. Incluso los papales que decoran las paredes de la exposición fueron diseñados por él.

Seguramente no sea la exposición más esperada por los aficionados al Studio Ghibli, pero investigando un poco la biografía de Morris he podido comprobar que existen algunos puntos en común con la filosofía del Studio Ghibli. Morris rechazaba el proceso de producción industrial, abogando por un proceso artesanal, tal y como se hacía en la época medieval. Miyazaki y Takahata rechazaron seguir trabajando como se había hecho –y como se sigue haciendo en la gran mayoría de los casos– en el mundo de la animación, apostando por un modelo distinto, más preocupado por los detalles y la calidad del resultado final.

Y en parte seguramente por esa visión romántica, por esa apuesta por el trabajo artesanal y de calidad, por ser un referente en algunos aspectos de otros muchos que a su manera han apostado por esta forma de trabajar, más próxima al arte, que esta exposición ha tenido un hueco en el Museo Ghibli. Un lugar donde no están tan preocupados –aunque seguro que les interesa– de mostrar lo buenos que son, la cantidad de cosas que han hecho y vender cantidades industriales de merchandising, sino de hacer un educativo homenaje al mundo de la animación y del arte.

Leído en el blog del Museo Ghibli.