Opinión: Miyazaki sin fecha de entrega

En el número de abril1 de la revista Bungei Shunjū se puede leer un ensayo de Toshio Suzuki en el que asegura que Hayao Miyazaki está trabajando en su próxima película, Kimi-Tachi wa Dō Ikiru ka, sin una fecha de entrega. A partir de esta premisa voy a hacer un repaso a la trayectoria de Hayao Miyazaki en este aspecto y dar mi opinión. 

Las declaraciones de Suzuki

La noticia con el resumen del ensayo de Suzuki la he leído en Anime News Network. Los puntos más interesantes del texto de Suzuki son los siguientes: 

  • «Con la producción de esta película estamos experimentando no teniendo una fecha de entrega establecida.» Algo que, en mi humilde opinión, no es del todo exacto. Lo argumentaré a continuación.
  • Sobre que esta sea su última película, Suzuki declara «No lo creo. Miyazaki seguramente continuará creando películas mientras viva.»
  • Por el bien de su salud (y la de Studio Ghibli), Suzuki ha pedido a Miyazaki no volver a hacer una rueda de prensa para anunciar su retiro.

Sobre el primer punto, han sido varias las fechas de entrega que se hicieron públicas desde el anuncio del proyecto. Hayao Miyazaki declaró que quería estrenar la película en 2020, coincidiendo con los Juegos Olímpicos de Tokio; pero viendo que el proyecto no avanzaba según previsto se retrasó a 2021 o 2022. Hayao Miyazaki tiene 78 años y el ritmo al que puede trabajar está lejos del caballo desbocado que dirigió películas como La princesa Mononoke. Meter presión a una persona de su edad iría en contra de su salud, de la película y del propio Studio Ghibli. Por eso han tomado la decisión de dejar hacer al maestro y estrenar la película cuando esté hecha. Tras tantos años de éxitos, hoy por hoy Miyazaki conseguirá una buena taquilla haga lo que haga. Aunque eso implique un sobrecoste de la producción2, con una agresiva promoción como las que nos tiene acostumbrado Suzuki, habrán hecho los cálculos para llegar a la conclusión de que, a pesar de todo, conseguirán hacer un buen negocio. 

Sobre el segundo punto, confieso que Miyazaki consiguió convencerme de su retiro en 2014, pero está claro que este hombre no puede vivir lejos de una mesa de luz. Tras volver a la producción de largometrajes, muchos vaticinamos que Miyazaki se irá dejando una obra inacabada y al parecer Suzuki tiene la misma impresión. Nadie mejor que él para asegurarlo. 

El tercer punto se explica solo. Suzuki también es mayor y no quiere sobresaltos. Es innegable que Studio Ghibli funciona alrededor de Hayao Miyazaki, por lo que el anuncio de la retirada del maestro colocó a la empresa en una situación complicada…3 para después anunciar que volvía. 

Imagen promocional del manga Kimi-Tachi wa Dō Ikiru ka.

Merecido

Ya sea por una razón o por otra, en Studio Ghibli siempre han ido con unos ajustados tiempos de producción:4 en un primer momento porque el estudio debía abaratar costes y una forma de conseguirlo era crear películas en el menor tiempo posible. Nausicaä del Valle del Viento, película de dos horas, se hizo en nueve meses y tres días; con El castillo en el cielo tuvieron trece meses; a continuación subieron el listón y asumieron la creación de dos películas en paralelo, La tumba de las luciérnagas y Mi vecino Totoro, que se realizaron en un año; con Kiki’s Delivery Service hubo un cambio de director que obligó a Miyazaki a encargarse del proyecto5 partiendo de cero. Se completó en un poco más de 15 meses; con Porco Rosso, debido al retraso de Isao Takahata con Recuerdos del Ayer, Miyazaki empezó a trabajar solo en el proyecto, que se hizo en 11 meses6

Por aquel entonces la economía del estudio era mejor que al principio. Ese momento se aprovechó para subir el listón de la producción7 y la calidad. La princesa Mononoke fue un proyecto titánico que se realizó en mucho más tiempo, 2 años y 10 meses aproximadamente, pero que requirió muchísimo a todo el estudio, tanto física como mentalmente. Con El viaje de Chihiro Miyazaki soltó un poco el pie del acelerador, pero en el estudio se siguió trabajando duramente para cumplir las fechas, realizándose en 19 meses; y algo similar sucedió con El castillo ambulante, para el que se tardó 17 meses en completarla.8Tras esta película, con 63 años, Miyazaki ya no era el de antes, pero mira tú por donde, su siguiente proyecto, Ponyo en el acantilado, decidió hacerlo de forma artesanal; se realizó en 20 meses. Para su última película hasta la fecha, El viento se levanta, necesitó más tiempo del habitual debido a sus problemas de espalda, de vista y a una falta de concentración que iba en aumento. 

Imagen promocional del manga Kimi-Tachi wa Dō Ikiru ka.

Sin menospreciar el resto de proyectos, Hayao Miyazaki lleva dirigiendo películas muy rentables desde La princesa Mononoke (1997). Aunque no haya sido una decisión tomada de buenas a primeras como parece asegurar Toshio Suzuki, bien merecido tiene que su nueva película se haga sin tantas prisas y agobios como son habituales en el mundo de la animación. Una decisión con la que todos saldremos ganando. 

Enlaces relacionados


  1. Aunque puede llevar a confusión, en Japón las revistas de un mes se ponen a la venta el mes anterior. ↩︎
  2. Ignoro si en esta nueva etapa de Studio Ghibli se sigue pagando un salario a los animadores, aunque pondría la mano en el fuego porque así está siendo. ↩︎
  3. De hecho, la prometida reestructuración de la empresa no llegó a concretarse nunca. ↩︎
  4. La excepción era Isao Takahata, que creía que las prisas eran para los cobardes. ↩︎
  5. Algo similar a lo que sucedió con Mamoru Hosoda en El castillo ambulante↩︎
  6. Aunque en este caso, como sucedió con Mi vecino Totoro, la película era de apenas 90 minutos y no las casi dos horas que acostumbra el director. ↩︎
  7. En 1991 se había consolidado la idea de tener una plantilla fija de trabajadores con un suelo fijo, por lo que necesitaban tenerlos ocupados para justificar ese gasto. Para ello se preparó un plan quinquenal, algo inédito hasta entonces en este estudio. ↩︎
  8. Durante esta década alternó largometrajes con proyectos de corta duración para Museo Ghibli. Los omito porque no sé qué ritmo de producción ni el personal que tenían para estos proyectos. ↩︎

Natsuzora

El próximo 1 de abril se estrenará en Japón un dorama inspirado en la vida de la animadora japonesa Reiko Okuyama. A continuación tenéis algunos detalles de quién era ella, datos sobre la serie y qué relación tiene este proyecto con Studio Ghibli. 

¿Quién era Reiko Okuyama?

Reiko Okuyama nació en 1930. Como era muy enfermiza, de niña pasó largas temporadas en cama, lo que le brindó la posibilidad de leer muchísimo, desde William ShakespeareJean-Paul Sartre o Simone de Beauvoir. En ocasiones escribió sus propias obras de teatro, que relataba a los niños y para las que se encargaba de diseñar el vestuario. Fue trasladada a una escuela misionera en la que pronto se granjeó la etiqueta de rebelde porque hacía preguntas demasiado incisivas. 

Fotografía de Reiko Okuyama.

Aunque en un primer momento su padre quería enviarla a una universidad rural, en 1957 Okuyama marchó a Tokio. Fue su abuelo quien le avisó de la oferta de trabajo de una empresa llamada Toei Dōga que estaba reclutando personal. Ella se presentó a la entrevista convencida de que se trataba de una oferta para dibujar libros infantiles 1, pero una vez allí le pidieron que hiciera los dibujos intermedios para completar la animación de un niño golpeando un poste con un mazo. Aunque no sabía exactamente lo que estaba haciendo, lo hizo. Y, a pesar de todo, fue seleccionada2

Una vez en Toei, se encontró en una situación no muy propicia para las mujeres donde, entre otras cosas, tenían que posponer su deseo de ser madres para mantener su puesto de trabajo. Sin embargo, ella consiguió formar una familia (se casó con Yoichi Kōtabe en 1963) y mantener su puesto de trabajo.

Debutó como intercaladora en Hakujaden3 (1958) y a partir de ahí se labró una carrera en la que, a pesar de su calidad, tenía que lidiar con el hecho de ser mujer en un mundo de hombres y tener un fuerte carácter. 

Durante sus años como animadora trabajó en varios proyectos con Isao Takahata y Hayao Miyazaki (Las aventuras de Hols: príncipe del sol, El gato con botas, Marco, de los Apeninos a los Andes, Jarinko Chie y La tumba de las luciérnagas). A finales de la década de los 70, Okuyama abandonó progresivamente el mundo de la animación comercial (por el que nunca había sentido predilección) y empezó a ilustrar libros infantiles. A partir de 1985 fue profesora de animación en la Tokyo Designer Academy y se empezó a interesar por el grabado en cobre, lo que le sirvió para ayudar a Tadanari Okamoto en el proyecto Chuumon no Ooi Ryouriten (The Restaurant of Many Orders, 1991), un cortometraje de animación inspirado en el cuento de Kenji Miyazawa. Tan solo volvió a la mesa de luz en 2003 para trabajar junto a su marido en Bashō, uno de los cortometrajes que formaron Winter Days4, demostrando su preferencia por la animación menos más experimental y artística. Reiko Okuyama falleció en 2007 debido a una neumonía. 

El dorama

Natsuzora va a ser una serie matinal que se va a emitir de 8.00 a 8.15 de lunes a sábado en el canal de televisión NHK y constará de 156 episodios, que se podrán ver del 1 abril al 28 de septiembre de 2019)5. La serie está siendo dirigida por Takafumi Kimura y Masahiko Tanaka, producida por Toshitake Fukuoko, guionizada por Sumio Ōmori, la banda sonora compuesta por Yukari Hashimoto y la protagonista principal es Suzu Hirose. 

Póster promocional del dorama.

Natsuzora cuenta la historia de Natsu Okuhara (1937) que en 1945 se quedó huérfana y separada de su hermano por culpa de la guerra. Una amiga de su padre la acogió y Natsu se trasladó con su nueva familia a una granja de Tokaichi (Hokkaido). Cuando entró en la escuela primaria conoció a Tenyo Yamada y desde el primer momento quedó prendada de sus dibujos. Tenyo le habló del mundo de la animación y Natsu se contagió de la pasión de su amigo hasta el punto de querer ir a Tokio para poder trabajar en el mundo del arte; pero su padre adoptivo tenía pensado que ella se casara con su hijo y heredara el negocio familiar. Natsu decidió marcharse a Tokio y con más razón cuando se enteró de que su hermano vivía en Tokio. Al terminar el bachillerato, se fugó a la capital para reencontrarse con él y empezar a trabajar en el mundo de la animación. 

Ilustración promocional dibujada por Hitomi Kariya.

Aunque son evidentes las diferencias entre el argumento de la serie y la biografía de Reiko Okuyama, ambas se centran en contar los orígenes de la animación japonesa moderna a través de la vida de una de las pioneras. No estoy muy metido en el mundo de los doramas, pero me consta que existen webs para poder ver este tipo de series. Resulta innecesario decir que es prácticamente imposible que Natsuzora se edite legalmente en Occidente, por lo que si alguien tiene interés en ella tendrá que recurrir al lado oscuro.

Relación con Ghibli

Como la protagonista acabará trabajando en Toei Dōga, en algún momento u otro de la serie aparecerán personajes de sobra conocido por los aficionados a Studio Ghibli: Yasuo Otsuka, Isao Takahata, Hayao Miyazaki, Michiyo Mamiya o Yōichi Kotabe. Excepto Kotabe, que acabará casándose con la protagonista, se desconoce el rol de estos personajes en la serie. 

Aquí tenéis la selección de actores de personajes relacionados con Studio Ghibli:

Desde el punto de vista técnico, Yōichi Kotabe6 será el consultor histórico y Hitomi Tateno, que ha trabajado en numerosas películas de Studio Ghibli, será los supervisora de las escenas de animación que aparecen en la serie. 

Hitomi Kariya, reciente ganadora del Tokyo Anime Awards de este año, es la directora, diseñadora del logo y de los personajes y animadora clave de los créditos de la serie7

Tanto en la página web oficial, como en sus cuentas de Instagram y Twitter tenéis información (en japonés), imágenes y vídeos de este dorama. Un homenaje a los inicios de la animación japonesa y a los animadores que formaron parte ella.


  1. Dōga en japonés hace referencia a dibujos para niños. ↩︎
  2. Según leo, no fue un caso aislado↩︎
  3. Hakujaden fue la primera película de animación japonesa realizada a color. ↩︎
  4. Donde también participó Isao Takahata. ↩︎
  5. Me sorprende mucho este dato; al parecer en Japón los índices de audiencia no son determinantes. Esto sugiere que el argumento principal de la serie está planteado. ↩︎
  6. Trabajó como Animador clave en Nausicaä del Valle del Viento y estuvo vinculado al estudio durante sus primeros años. ↩︎
  7. Fuente: ANN↩︎

Mis momentos especiales

Sea cual sea nuestra afición, seguramente habrá algunos momentos que recordemos de forma especial por las sensaciones que nos transmiten o porque nos evocan una situación o a una persona querida. Ya sea una canción, una poesía o que nuestro equipo haya ganado un torneo, esas experiencias pueden ser mágicas, momentos especiales. A continuación tenéis algunos de mis momentos especiales en la filmografía de Studio Ghibli1.

El final de Recuerdos del Ayer

Una demostración de la genialidad de Isao Takahata, que dirigió esta película estrenada en cines en 1991 y que adaptaba libremente un manga para chicas2 obra de Yuko Tone y Hotaru Okamoto. Esta escena que da colofón a la película fue ideada por Isao Takahata, así como toda la trama de la Taeko adulta.

Aparte del final feliz, una de las cosas que más me gusta de esta escena es la ausencia de diálogos. Así, si quiere, el espectador puede meterse en la piel de la protagonista e imaginar en qué estará pensando. Cuando hay diálogos, Takahata los silencia. No son necesarios, ya nos podemos imaginar qué estarán diciendo y, además, no son importantes. Ese silencio le da todo el protagonismo a la canción, titulada Ai wa Hana, Kimi wa Sono Tane, que fue interpretada por Miyako Harumi, con música de Amanda McBroom y letra escrita por Isao Takahata.

Sheeta cayendo del cielo

Una maravillosa forma de empezar una película, en la que se mezcla acción, aventura y magia. Tras huir del cautiverio de Mushka, Sheeta inconsciente cae al pueblo donde vive Pazu. En cuanto la ve, el muchacho corre a por ella, dando inicio a una gran amistad. Esta escena está acompañada del primer tema de la banda sonora, titulado Sora kara Futtekita Shoujo, compuesto por Joe Hisaishi.

La sexta estación

Una de las mejores escenas de la filmografía de Hayao Miyazaki. Uno de esos momentos de pausa en los que se le da tiempo a la protagonista y a los espectadores para asimilar todo lo que ha ocurrido. De fondo se puede oír el tema 16 de la banda sonora, 6 Banme no Eki, otra vez compuesto por Joe Hisaishi. De nuevo, una escena sin diálogos.

Ponyo corriendo por el mar

Esta es la escena en la que la caprichosa Ponyo regresa a tierra firme para estar con Sasuke, desoyendo las órdenes de su padre. Y lo hace a lo grande, en una escena tan espectacular como técnicamente exigente. De fondo se oye el tema Nami no Sakana no Ponyo, compuesto por Joe Hisaishi e inspirado en La cabalgata de las Valkirias de Richard Wagner, un tema que escuchaba Hayao Miyazaki durante la creación de la película.

Kaguya y el árbol floreciente

La última película de Isao Takahata tiene algunas escenas dignas de mención. La que más me gusta es esta, en la que la protagonista vuelve al campo y disfruta al ver un árbol en flor. Una muchacha que podría tener todo lo que quisiera, disfruta de algo tan simple y al alcance de todo el mundo. Técnicamente un reto (como toda la película) y también con música de Joe Hisaishi.

La locura de Porco Rosso

Seguramente sea el tema que más me gusta de la discografía de Studio Ghibli y, en mi opinión, acompaña a una de las mejores escenas de la película, dirigida por Hayao Miyazaki y estrenada en 1992. En ella, Porco recupera sus alas y huye de los Talleres Piccolo acosado por la policía fascista. Una gran escena en la que suena el tema Madness de la OST de la película, compuesto por (¡sorpresa!) Joe Hisaishi.

Haciendo esta recopilación me he dado cuenta de que la mayoría de escenas que me gustan se caracterizan por la ausencia de diálogos. Y para vosotros ¿qué momentos consideráis los más especiales de la filmografía de Studio Ghibli?


  1. Sin ningún orden concreto. ↩︎
  2. Disponible en España de gracias a Dolmen Editorial. ↩︎

Pastelería Shiro-Hige

Desde que en Studio Ghibli descubrieran las ventajas de la mercadotecnia se han puesto a la venta miles de productos relacionados con los proyectos de la compañía. A pesar de ello, en Studio Ghibli han tenido un acercamiento especial, ofreciendo un nivel de calidad superior en sus productos y una filosofía de negocio que va más allá de ganar mucho dinero vendiendo muñequitos. Hoy quiero escribiros sobre uno de esos negocios: la pastelería Shiro-Hige.

La empresa

El 9 de abril de 2007 se fundó Puff Co., Ltd., una empresa dedicada a la repostería y enfocada principalmente en la preparación de productos relacionados con los personajes de la película Tonari no Totoro. La empresa cuenta con un capital de 2 millones de ¥ y tan solo 7 trabajadores1.

Sus tiendas se conocen como Shiro-Hige’s Cream Puff Factory. La primera estaba situada en la ciudad de Takaido, en el distrito de Suginami. El 10 de octubre de 2013 se trasladaron a un local más grande y agradable de Setagaya Daita. A finales de 2018 se inauguró una segunda tienda situada en Kichijōji2 (barrio de la ciudad de Musashino, Tokio).

Tienda de Setagaya-Daita
Dirección: 5–3–1 Daita Setagaya-ku, Tokyo
Horario: 10.30 a 19 horas
Tel & Fax: 03–5787–6221
Mapa

Tienda de Kichijōji

Dirección: 2 Chome-7-5 Kichijōji Minamichō, Musashino-shi, Tōkyō-to 180-0003, Japan
Horario: 11 a 19 horas4
Tel & Fax: 0422–26–6550
Mapa
(Gracias a Cristina García, de Món Rodó, por la dirección)

Fuente: Shiro-Hige

En algunas ocasiones hemos podido ver negocios que han vendido temporalmente panes o dulces con la forma de algún personaje de la filmografía de Studio Ghibli. La pastelería Shiro-Hige es la única que tiene el permiso explícito del estudio para preparar sus productos5.

Los productos

Voy a dividir la línea de productos de la pastelería Shiro-Hige en cuatro grupos: profiteroles, galletas, pasteles y especiales. En la medida de lo posible utilizan materias primas de origen japonés y de la mayor calidad posible. En caso contrario, buscan la mejor alternativa en el extranjero:

  • La harina de trigo de cultivo orgánico la consiguen en las prefecturas de Hokkaido e Ishikawa.
  • Las castañas son de Kikuka, prefectura de Kumamoto.
  • Las fresas, de la prefectura de Wakayama.
  • Los melocotones blancos los consiguen en la prefectura de Yamanashi.
  • Otros productos como el chocolate, la vainilla, el queso crema, los plátanos, las fresas6, las grosellas y los licores tienen que importarlos al no encontrar ninguna alternativa convincente en su país.

Profiteroles

Los profiteroles son el producto estrella de la pastelería; tienen forma de Totoro y están rellenos de cremas de distintos sabores. Están hechos de forma artesanal y, tal y como te indican en la tienda, pueden aguantar un día en la nevera; en caso contrario te los tienes que tomar en un plazo no superior a los 30 minutos.

Fuente: Shiro-Hige

Estos son los distintos tipos de profiteroles de Totoro que hay:

  1. Los de crema y vainilla están disponibles todo el año y tienen un precio de 420 ¥. Se distinguen del resto porque los Totoro tienen una hoja verde en la cabeza.
  2. Los de crema de fresa están disponibles durante el primer semestre del año y tienen un precio de 460 ¥. Se distinguen del resto porque tienen una flor de cerezo en la cabeza.
  3. Los de crema y jarabe de melocotón blanco están disponibles durante el tercer trimestre del año7 y tienen un precio de 460 ¥. Se distinguen del resto porque tienen un sombrero de Mei con un lazo rosa.
  4. Los de crema de castañas y zanahorias están disponibles durante el último trimestre del año y tienen un precio de 460 ¥. Se distinguen del resto porque tienen una hoja de castaño en la cabeza.
  5. Los de crema de dos tipos de chocolate con aromas de naranja están disponibles todo el año y tienen un precio de 420 ¥. Se distinguen del resto porque tienen un sombrero de Mei con un lazo azul.
  6. Los de crema de plátano y caramelo están disponibles durante el primer trimestre del año y tienen un precio de 460 ¥. Se distinguen del resto porque tienen un sombrero de Mei con un lazo amarillo.
  7. Los de crema de mango y maracuyá están disponibles durante el tercer trimestre del año y tienen un precio de 440 ¥. Se distinguen del resto porque tienen un sombrero con un lazo amarillo.
  8. Por último, los de crema de frambuesa y queso crema están disponibles durante el cuarto trimestre del año y tienen un precio de 460 ¥. Se distinguen del resto porque tienen un sombrero con un lazo amarillo8.
  9. Por último, en su página web indican que están trabajando en un nuevo sabor que estará disponible durante el segundo trimestre del año, sin dar más pistas.

Anteriormente había profiteroles de té matcha que tenían un precio de 440 ¥ y se podían distinguir porque tenían un sombrero con un lazo verde.

Con la oferta actual tienen a la venta cuatro tipos de profiteroles en cualquier trimestre del año, sin tener en cuenta los disponibles en fechas especiales.

Galletas

Quizá no llaman tanto la atención como los profiteroles pero están igualmente ricas. Se pueden comprar sin tantos problemas, son un souvenir perfecto y hay suficiente variedad y precio para todo tipo de bolsillos. A continuación tenéis los distintos tipos de galletas disponibles:

  1. Galletas con forma de champiñones, con yema de huevo hervida. Tienen un precio de 140 ¥ la unidad.
  2. Galletas con forma de bellota, de mantequilla con almendras agrias y aromáticas. Tienen un precio de 220 ¥ por dos unidades.
  3. Galletas con forma de hojas crujientes, de avellanas. Tiene un precio de 220 ¥ por dos unidades.
  4. Galletas con forma de trébol de nogal, de nueces. Tienen un precio de 220 ¥ por dos unidades.
  5. Galletas con forma de hongos marrones, combinando chocolate negro y anacardos. Tienen un precio de 140 ¥ la unidad.
  6. Galletas con forma de búho (a la venta únicamente durante las vacaciones9) que incluye una almendra entera. Tienen un precio de 220 ¥ la unidad.
  7. Por último, las galletas con forma de Totoro pequeño, una de chocolate y otra de vainilla. Tienen un precio de 240 ¥ y no se venden por separado.
Fuente: Shiro-Hige

Si una galleta te parece poco, tienen a la venta estos sets:

  1. Set en una bolsa de plástico con cinco piezas: dos con forma de Totoro, dos con forma de bellota o de hojas crujientes y una con forma de hongo marrón. Tiene un precio de 650 ¥.
  2. Set en forma de cubo de plástico con siete piezas: dos con forma de Totoro, dos con forma de trébol de nogal, una con forma de champiñón y dos con forma de bellota o de hojas crujientes. Tiene un precio de 1.100 ¥.

Si te gustan las emociones fuertes:

  1. La caja pequeña incluye cuatro galletas con forma de bellota, cuatro de hojas crujientes, dos hojas de trébol de nogal, una con forma de hongos de chocolate y cuatro con forma de Totoro. Quince galletas por 2.200 ¥.
  2. La caja grande incluye cuatro galletas con forma de bellota, cuatro de hojas crujientes, cuatro con forma de trébol de nogal, cuatro con forma de champiñón, cuatro de hongos de chocolate y cuatro con forma de Totoro. Un total de 24 galletas por 3.120 ¥.

Por otro lado, tenemos el Totoro’s Cookies Set, compuesto por varias galletas con forma de chibi Totoro del que hay disponibles:

  • El set pequeño tiene cuatro galletas: de frambuesa, de café y avellana, de cacao y otra básica (una de cada) por 500 ¥.
  • El set mediano tiene nueve galletas: de frambuesa, de café y avellana, de cacao, de canela, de naranja, de soja, de boniato, de matcha y otra básica (una de cada) por 1.250 ¥.
  • El set grande tiene 24 galletas, algunas de ellas con la forma de otros Totoro: de frambuesa, de café y avellana (Totoro grande), de cacao, de naranja, de boniato, de soja, de matcha (Totoro mediano) y básicas (3 de cada) por 2.800 ¥.

Pasteles

Ideal para un cumpleaños o una ocasión especial. Del mismo modo que con los profiteroles y las galletas, los pasteles se preparan con ingredientes de calidad y nacionales, siempre que sea posible. El pastel debe encargarse (por teléfono o en la misma tienda) con dos o tres días de antelación. El precio variará en función del tipo de crema que se use.

Fuente: Shiro-Hige

Los pasteles disponibles cambian en función de la época del año. Actualmente ofertan los siguientes:

  • Tartaleta de castañas. Tiene un precio de 3.820 ¥.
  • Tarta de fresas. Las fresas utilizadas en la elaboración de esta tarta cambian cada temporada, buscando la mejor calidad posible. La tarta tiene un diámetro de 15 cm y un precio de 3.820 ¥.

Tal y como indican en su página web, en el pasado han vendido tartas de queso y bayas y de mouse de chocolate y bayas. Aceptan peticiones personalizadas y preparan pasteles para fechas señaladas como el día de San Valentín o el White Day.

Especiales

En ocasiones la pastelería Shiro-Hige tiene algunos productos especiales que se venden de forma temporal:

  • Ponyo on the Peach: A principios de 2018 se puso a la venta por tiempo limitado un nuevo postre inspirado en el personaje de Ponyo10. Curiosamente este postre no se puede reservar ni se puede tomar en la cafetería de la planta superior. Está servido en un vaso de plástico transparente gracias al que podemos ver las distintas capas de las que está compuesto. La parte superior está formada por una gelatina de limón y melocotón con trozos frescos de melocotón; a continuación hay una capa de pudin de leche, después una gelatina de melocotón y por último, en la parte inferior una gelatina japonesa con sabor a ciruela. La figura de Ponyo de la parte superior está hecha con harina de arroz de Shiratama, coloreada con los tonos característicos del adorable pececillo. Tiene un precio de 600 ¥ y solo se podía comprar una por persona.
Fuente: SoraNews24
  • Nekobus sandwich: el pasado 2 de febrero se puso a la venta en la tienda de Kichijōji un sandwich hecho con galletas con forma de Nekobus pequeño huntado de crema de pasas. Viene en un envase de plástico decorado con Mei y el pequeño Nekobus11, y un título hecho como suele ser tradición en Ghibli12. Tiene un precio de 600 ¥ la unidad.
Fuente: Shiro-Hige

ACTUALIZACIÓN 8/3/2019
Con motivo de la celebración del White Day de este año, en la pastelería Shiro-Hige han puesto a la venta dos nuevos productos:

  • Una caja de galletas con nuevos diseños, entre los que se encuentra uno con forma de Jiji (el gato protagonista de Kiki’s Delivery Service) a un precio de 3.240 ¥.
  • Una caja circular de Tonari no Totoro, en la que se pueden ver nuevos diseños y alguno ya conocido pero con un aspecto distinto, a un precio de 1.800 ¥.

Se trata de productos de edición limitada que se han puesto a la venta el día 7 de marzo.

Fuente: Shiro-Hige

La filosofía

Uno de los detalles que me tiene robado el corazón es la filosofía de la empresa. Como hemos leído, el negocio de la pastelería se centra en los profiteroles rellenos de crema con forma de Totoro y las galletas. Para su elaboración utilizan productos de la mejor calidad posible.

Según se puede leer (en japonés) en la web oficial, las diferentes cremas para los profiteroles no se pueden hacer en masa, debido a lo difícil que es. Es más, se producen un número de profiteroles limitado por día y, cuando se acaban, no se venden más hasta el día siguiente13. Lamento no tener la fuente, pero recuerdo haber leído que alguna empresa mostró interés en comprar la idea de negocio, pero en Shiro-Hige no estaban interesados. A nadie se le escapa que recortando la calidad de los productos e industrializando el proceso, se podrían tener profiteroles de Totoro en masa todo el año y venderlos por todo el país. Pero esa idea se aleja de la filosofía de este negocio y la del propio Studio Ghibli.

Lo mismo sucede con la expansión del negocio. La primera tienda era lo más parecido a un pequeño garaje adaptado. La segunda estaba mucho mejor y tiene el extra de la cafetería en la planta superior donde poder tomarse los productos comprados en la pastelería o tomar alguna otra cosa. En más de diez años de historia, Shiro-Hige solo ha tenido una única y pequeña tienda, alejada del ruido de la capital. No fue hasta finales del año pasado que ampliaron el negocio con una segunda tiendecita. Del mismo modo que no querían venderlo, tampoco han querido ampliar sin sentido su negocio. Los productos de Shiro-Hige solo se pueden comprar en estas dos tiendas.

De todas formas, estoy convencido de que los trabajadores de esta empresa deben vivir cómodamente; habrán hecho sus números y sabrán que, si venden lo que hacen con la filosofía que tienen, el negocio irá bien. Este año van a cumplir su duodécimo aniversario.

Opinión

Al margen de la caterva de productos relacionados con Studio Ghibli que se pueden encontrar en las tiendas y jugueterías de todo Japón y que, en mayor o menor medida se han tenido que adaptar a las normas del mercado, existen unos productos alternativos que Ghibli trata de potenciar en la medida de lo posible. Recuerdo que en 2012 pusieron a la venta una colección de cuatro hashiokis14 de Tonari no Totoro realizados artesanalmente por una empresa de Shigaraki, zona famosa en Japón por como trabajan la cerámica. También ocurre con sus vajillas, joyas o ropa15. Siempre quieren amoldar las cosas a su forma de entender la vida, buscando ofrecer un producto que mantenga los valores que transmiten en sus películas.

Del mismo modo que se puede ver por lo que hacer, también se demuestra por lo que no hacen: campañas comerciales con grandes empresas de comida rápida, con las que seguramente obtendrían unos suculentos beneficios pero que se alejan de su filosofía. Esa forma tan romántica de entender los negocios me cautiva. A veces posiblemente vaya en contra de sus intereses comerciales, pero para Studio Ghibli esto no iba solo de ganar dinero, ¿verdad?

Enlaces interesantes

Web oficial
Nueva tienda de Kichijōji, vía Ghibli Fanvlog
Ponyo on the Peach, vía SoraNews24
Shiro-Hige en Instagram


  1. Es posible que este dato no esté actualizado tras la apertura de la segunda tienda. ↩︎
  2. En Kichijōji estaban las primeras oficinas de alquiler de Studio Ghibli y actualmente se encuentran las de Studio Ponoc. ↩︎
  3. No sé transcribirla y no he sido capaz de encontrar la dirección en Google Maps. ↩︎
  4. Ambas tiendas permanecen cerradas los martes, excepto si es festivo. En esos casos libran los miércoles. ↩︎
  5. De hecho, el logotipo de la empresa tiene toda la pinta de haber sido dibujado por Hayao Miyazaki o alguien de Studio Ghibli. ↩︎
  6. Se supone que son un tipo de fresas diferentes a las de la prefectura de Wakayama. ↩︎
  7. Aunque puede fluctuar dependiendo de la cosecha del año. ↩︎
  8. Sí, hay tres tipos de profiteroles que tienen el mismo distintivo, pero se venden en trimestres distintos. ↩︎
  9. No especifican qué tipo de vacaciones. ¿La Golden Week? ¿Vacaciones de verano? ¿Navidad? ↩︎
  10. ¿Tal vez una celebración por su décimo aniversario? ↩︎
  11. El corto que se pudo ver de forma exclusiva en el Museo Ghibli ↩︎
  12. Si no me equivoco, este sería el primer postre legal de un corto del Museo Ghibli que no se vende en el propio Museo. ↩︎
  13. Y te tienes que conformar las galletas. ↩︎
  14. Un hashioki es lo que se usa para apoyar los palillos japoneses cuando no se está comiendo. ↩︎
  15. Si tenéis la ocasión de ir al Museo Ghibli, tenéis varios ejemplos en Mamma Aiuto, su tienda oficial. ↩︎

La dama que amaba a los insectos y otros relatos del Japón antiguo

Una de las cosas que más me gustan del cine de Miyazaki es que tiene muchísimas referencias que le sirven como fuente de inspiración para dar forma a sus proyectos. A los aficionados, si nos apetece, nos sirve para hacernos una idea mucho más clara de las inquietudes del director y, en muchas ocasiones, para leer, ver o escuchar otras obras alejadas de nuestros intereses. Esto es lo que me ha sucedido con La dama que amaba a los insectos y otros relatos del Japón antiguo, editada en España por Satori Ediciones.

La editorial asturiana ha recopilado en este libro varios relatos anónimos de finales del Periodo Heian (794 – 1185). Gracias a ellos podemos hacernos una idea de qué hacían y cómo se entretenían las personas de clase alta en el Japón de la época.

Contenidos

La dama que amaba a los insectos y otros relatos del Japón antiguo empieza con un prólogo escrito por el traductor de la obra y que nos da un contexto histórico y la situación de las mujeres de esa época… Es recomendable su lectura si, como yo, no dominas este tema; además, es perfecto para empezar a leer los relatos.

El libro está compuesto de diez relatos y un fragmento; no hay ni un relato que supere las 20 páginas. Al final hay un glosario con palabras japonesas y un apéndice dividido en cuatro partes: cargos militares, flores, animales y vestimenta.

La dama que amaba a los insectos

Si has llegado hasta aquí, posiblemente te preguntes por qué estoy escribiendo sobre este libro en un blog sobre Studio Ghibli. La razón es uno de los textos que forman parte de este libro, precisamente el que tiene más protagonismo en su título.

La dama que amaba a los insectos1 (Mushi Mezuru Himegimi, 虫めづる姫君) es un relato del siglo XII que inspiró a Hayao Miyazaki a la hora de dar forma al personaje de Nausicaä, protagonista de su manga y película Nausicaä del Valle del Viento. Cuenta la historia de una dama de una edad no inferior a 13 años apasionada por los insectos, sobre todo las orugas. Al contrario de las mujeres de su edad y posición, ella se comporta con frivolidad, descuidando su aspecto y más preocupada de coleccionar y estudiar el comportamiento de sus amados insectos. Sus padres estaban preocupados, pero las razones de su hija los dejaba sin argumentos; la mayoría de sus damas de honor se burlaban de ella. Los rumores sobre ella se extendieron y, un día, el yerno de un noble de alta alcurnia decidió gastarle una broma: le envió una réplica muy lograda de una serpiente a la dama junto a una nota. La dama la recibió y, tras el susto inicial, tras descubrir que era una broma, le envió una respuesta, que llenó de curiosidad al muchacho. Tanto fue así, que decidió ir con un amigo a casa de la joven para observarla a escondidas. Al verla sintió pena por ella porque, siendo una bella muchacha, no tenía el aspecto que se presuponía para alguien de su edad y posición.

Hayao Miyazaki tomó prestada la idea de una dama interesada en los insectos que comportaba de forma contraria a lo que se esperaba de ella, para definir la personalidad de Nausicaä. De todas formas, el director va un poco más allá y aporta más matices a su creación:

  • Gracias a su interés por los insectos y a las pruebas que realiza, consigue resolver algunos de los misterios del Mar de Putrefacción.
  • A pesar de sus rarezas, Nausicaä es una princesa amada y respetada por su pueblo.
  • Al contrario de lo que sucede con la dama, Nausicaä se preocupa por todos los seres vivos, intentando encontrar un equilibrio y convivencia. Para ella no es tanto una afición sino una actividad que realiza con un fin noble.

Opinión

Mentiría si os dijera que el libro os gustará a todos y cada uno de los que leáis estas líneas. Son unos relatos muy antiguos protagonizados por personas de clase alta de la sociedad japonesa y puede ser difícil empatizar con sus protagonistas y las decisiones que toman. También puede ser complejo llegar a captar todos los matices que hay en las numerosas poesías que se envían, llenas de sutiles matices y dobles sentidos. Afortunadamente, el traductor nos ayuda con su prólogo, glosario y apéndices. Si entráis en el juego y os adaptáis a la época pasaréis un rato entretenido. Si no es así, lo más posible es que os quedéis con cara de póker.

El libro está editado de forma exquisita: buen diseño de portada, diseño interior y una buena elección de los materiales. Me gustan las ediciones como esta que aparentemente no son muy llamativas pero tienen muchos detalles de calidad. Y eso Satori lo hace muy bien.

Sobre la traducción no voy a opinar porque no sé japonés (y mucho menos japonés antiguo). Lo que sí puedo decir es que el trabajo de Jesús Carlos Álvarez transmite mimo, cariño y pasión. El libro está plagado de notas y aclaraciones que te facilitan la comprensión de un texto per se complicado para un lector profano. Y eso, para mí, siempre es algo digno de destacar.

¿Lo recomendaría? Si habéis visto El cuento de la princesa Kaguya2 y os gustó el fragmento en el que varios nobles querían casarse con la protagonista, es muy posible que esta recopilación os interese. Si preferís algo más actual, será mejor que os ahorréis el dinero.

La dama que amaba a los insectos y otros relatos del Japón antiguo3
Autores: Anónimos
Traducción: Jesús Carlos Álvarez Crespo
Editorial: Satori Ediciones
Número de páginas: 176
Encuadernación: tapa blanda
Formato: 13,5 × 21 cm
ISBN: 978–84–942861–5–5
PVP: 18 €


  1. Esta es la primera parte de la historia y la única que ha llegado a nuestros días. ↩︎
  2. O si os gustan los relatos de la mitología japonesa o textos similares. ↩︎
  3. Actualmente el libro no se encuentra en la web de la editorial; sin embargo aparece en el catálogo en PDF que se puede consultar en su página web. Si no se lo podéis comprar directamente a ellos, el libro suele estar disponible en librerías online. ↩︎