Kibo no Ki

En muchas ocasiones, yo el primero, nos dejamos deslumbrar por las personas que lideran un proyecto de animación: Hayao Miyazaki, Isao Takahata o Toshio Suzuki –cada uno en su sector– son los primeros nombres en los que pensamos cuando hablamos de un proyecto del Studio Ghibli. Pero nos cuesta mucho más caer en la cuenta de que cada gran proyecto del estudio está realizado gracias al excelente trabajo de cientos de profesionales anónimos o prácticamente desconocidos.

Con este artículo –desde mi humilde tribuna– quiero destacar la labor de uno de estos grandes profesionales que vive –seguramente muy a gusto– a la sombra de otros reputados animadores y estudios de animación. Nizo Yamamoto ha colaborado como director de arte en excelentes películas –algunas de ellas del Studio Ghibli– que ha decidido liarse la manta a la cabeza en un proyecto del que –si todo va bien– será su director.

Nizo Yamamoto

¿Quién es Nizo Yamamoto?

Nizo Yamamoto (1953) nació el 27 de junio en Fukue, en la prefectura de Nagasaki. Fue tras ver la serie de televisión Arupusu no Shōjo Haiji (Heidi), emitida por la Fuji TV en 1974, cuando Yamamoto decidió dedicarse al mundo de la animación. Fue durante ese mismo año cuando empezó su carrera en la compañía Ad Cosmo. Cuatro años después empezó a trabajar en Nippon Animation, junto a los encargados de aquella serie que tiempo atrás tanto le marcó. A partir de ese momento su carrera estaría ligada a las de Miyazaki y Takahata, junto a los que trabajó –siempre en el apartado artístico– en:

  • Mirai Shōnen Konan (1978) junto a Hayao Miyazaki.
  • Akage no Ann (1979), junto a Isao Takahata.
  • Cagliostro no Shiro (1979), dirigida por Hayao Miyazaki.
  • Jarinko Chie (1981), de Isao Takahata.
  • y la serie de animación de Sherlock Holmes (1984), de la que Hayao Miyazaki dirigió los primeros seis episodios.

En 1989 participó en la película de animación de Little Nemo – Adventures in Slumberland , proyecto en el que en un inicio participaron Hayao Miyazaki e Isao Takahata, pero del que finalmente se desentendieron.

En 1985, tras la fundación del Studio Ghibli, Yamamoto trabajó en Tenku no Shiro no Laputa (1985), Hotaru no Haka (1988), Omohide Poroporo (1991), Mimi wo Sumaseba (1995), Mononoke Hime (1997) y Sen to Chihiro no Kamikakushi (2001). Tras Chihiro, dejó el Studio Ghibli y se convirtió en autónomo, fundando su propia empresa –Kaieisha– y colaborando en distintos proyectos como The Girl who Leapt Through the Time (2006) (editada por Selecta Visión con el título La Chica que Saltaba a Través del Tiempo) y Welcome to the Space Show (2010). Durante su etapa como autónomo en 2010 debutó como director con un especial de televisión titulado Miyori no Mori (Miyuki’s Forest), basado en un manga del mismo título. Si no hay ningún contratiempo, esperemos que Kibo no Ki sea su segundo proyecto en la dirección.

Aparte de los numeresos libros de arte que se han puesto a la venta de los proyectos en los que ha colaborado, se han editado varios libros de ilustraciones sobre el trabajo de este artista:

Recientemente –del 14 de abril al 3 de junio– se celebró una exhibición de la obra de este autor –titulada The World of Yamamoto– en el Museo de Arte de Kochi. En ella se mostraron algunas muestras de su trabajo durante los más de treinta años de trayectoria en el mundo de la animación. El día del estreno contó con la visita del propio Yamamoto, que realizó una charla y una sesión de firmas.

Kibo no Ki - Man AraiEl proyecto

Kibo no Ki está basado en un hecho real protagonizado por un árbol de la prefectura de Iwate durante el terremoto de Tohoku que asoló una parte de Japón en 2011. En esa zona existía una arboleda de unos dos kilómetros que contaba con más de 70.000 árboles. Tras la catástrofe quedó solo uno en pie. En momentos de desesperanza como los que se vivieron durante esos días, este árbol –que murió al poco tiempo debido al exceso de agua salada del mar– se convirtió en un icono nacional. Realizaron una copia y lo erigieron en lugar del original como un símbolo y con un claro mensaje para los japoneses.

Para este proyecto, Yamamoto contará con la inestimable colaboración de Man Arai, autor de un photobook sobre este tema, quien también colaborará como guionista y compositor de la banda sonora de la película.

Otra peculiaridad es que para realizar esta película se ha buscado financiación a través de la web WESYM, una página especializada en crow-fundings. El objetivo es llegar a las 47.150.000 SEEDs (semillas), siendo cada SEED un yen (al cambio actual 0,008€). En el momento en el que escribo estas líneas se llevan recaudados 147,950 SEEDs y aún quedan 113 días para que finalice el crowd-funding.

Kibo no Ki - póster

En función de la cantidad aportada, los colaboradores podrán conseguir diferentes productos. Donando 3.000 SEEDs –el mínimo que aceptan–te dan un juego de archivadores de plástico de la película; por 3.500 un pañuelo; por 9.000 una camiseta oficial y por 500.000 un original de Nizo Yamamoto. Habrá que esperar a que concluya la campaña de financiación –dentro de un poco menos de cuatro meses– para saber si Kibo no Ki podrá ver la luz.

Kibo no Ki - ilustración

Opinión

En caso de conseguir la financiación, Kibo no Ki será un proyecto interesante a tener en cuenta. Alejado de los focos mediáticos, artistas como Yamamoto –entre otros– se dedican a volcar toda su experiencia en la realización de animaciones de excelente factura aunque con el handicap de contar historias menos convencionales, menos llamativas para el público mayoritario. Películas que se realizan al margen del éxito comercial, que salen de las entrañas de aquellos que han decidido apostar por una historia y volcar en ella todo su talento. Confío en que consigan la cantidad necesaria para que el proyecto siga adelante y podamos ver cómo se estrena en los cines japoneses a lo largo del 2014.

Tienes más información sobre Kibo no Ki en las siguientes páginas web:

Anuncios
Acerca de

Difundiendo la obra del Studio Ghibli desde 2005.

Tagged with: ,
Publicado en Reseñas
One comment on “Kibo no Ki
  1. Neovallense dice:

    ¡Muy buen artículo! Es necesario dar visibilidad a esos otros artistas que están en la sombra, y ojalá salga el proyecto “Kibo no Ki” adelante.

    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: