Nueva exposición en el Museo Ghibli

En el Museo Ghibli han organización una nueva exposición en sustitución de la Nekobus kara Mita Fūkei-ten, de la que escribí hace un tiempo. En esta ocasión, la exposición se centra en el trabajo de William Morris, que fue un artesano, impresor, poeta, escritor, activista político, pintor y diseñador británico del siglo XIX y fundador del movimiento Arts and Crafts.

Tal y como se puede ver en la imagen que aparece en el blog del Museo Ghibli, la exposición muestra algunas ilustraciones que realizó para una empresa que fundó en 1891llamada Kelmscott Press. Incluso los papales que decoran las paredes de la exposición fueron diseñados por él.

Seguramente no sea la exposición más esperada por los aficionados al Studio Ghibli, pero investigando un poco la biografía de Morris he podido comprobar que existen algunos puntos en común con la filosofía del Studio Ghibli. Morris rechazaba el proceso de producción industrial, abogando por un proceso artesanal, tal y como se hacía en la época medieval. Miyazaki y Takahata rechazaron seguir trabajando como se había hecho –y como se sigue haciendo en la gran mayoría de los casos– en el mundo de la animación, apostando por un modelo distinto, más preocupado por los detalles y la calidad del resultado final.

Y en parte seguramente por esa visión romántica, por esa apuesta por el trabajo artesanal y de calidad, por ser un referente en algunos aspectos de otros muchos que a su manera han apostado por esta forma de trabajar, más próxima al arte, que esta exposición ha tenido un hueco en el Museo Ghibli. Un lugar donde no están tan preocupados –aunque seguro que les interesa– de mostrar lo buenos que son, la cantidad de cosas que han hecho y vender cantidades industriales de merchandising, sino de hacer un educativo homenaje al mundo de la animación y del arte.

Leído en el blog del Museo Ghibli.

Moleskine Special Edition de Porco Rosso

Hace menos de un año escribí una entrada sobre una libreta Moleskine personalizada con motivos del Museo Ghibli. Se trata de uno de esos productos con los que en Ghibli se desmarcan de la tendencia de vender masivamente productos de baja calidad (solo se vende en el Museo Ghibli). No sé desde hace cuánto, pero en el Museo Ghibli se ha puesto a la venta otra Moleskine. En esta ocasión el homenajeado es Porco Rosso.

La libreta, con un formato de 14,3×9 cm y 192 páginas, tiene la cubierta de color rojo Folgore y una franja (podéis ver la imagen adjunta en esta entrada) en la que aparecen los hidroaviones de Porco Rosso y Curtis en la portada y el Macchi M.5 –el que pilota Porco cuando se convierte en cerdo– y el Hansa Branderburg A.31 –que aparece en los recuerdos de juventud de Gina–. El interior de la libreta es como la de cualquier otra libreta de la marca, a excepción de una pequeña ilustración de Porco Rosso que aparece en la última página. En otro tipo de libretas, se suele incluir una ilustraciones en cada una de las páginas, pero no es éste el caso. No es una libreta pensada para gente joven, por lo que la austeridad es la tónica general.

Así que ya sabéis, si pasáis por el Museo Ghibli y queréis tener una rareza, este es un producto que no es tan prohibitivo (1900¥) como algunos de los que hay entre esas paredes. De todas formas, con la cantidad de merchandising que hay a la venta, lo normal es que a uno le cueste decidirse.