Studio Ghibli Weblog

Menu

Reestreno La princesa Mononoke

Hoy se cumplen 25 años del estreno en cines japoneses de La princesa Mononoke. Y en apenas 10 días , el 22 de julio, gracias a Vértigo Films tendremos la ocasión de ver una de las obras maestras de Hayao Miyazaki en cine. Otra vez.

Mientras escribo estas líneas no se ha publicado un listado de cines en los que podrá verse la película. Sin embargo, lo especial de la fecha y la promoción que está haciendo Vértigo no es la de un estreno técnico. Confío en que pueda verse en el mayor número de salas posible durante el mayor tiempo posible. Sin duda, la fecha es inmejorable. 

La princesa Mononoke es una de las mejores películas de Hayao Miyazaki y, junto a El viaje de Chihiro, de las que más se ha escrito. En España tenemos varios ensayos sobre ella, así como numerosos artículos y podcasts. 

Web oficial

Modo Abuelo cebolleta

Aunque me bailan algunas fechas, recuerdo que fui al cine a ver el estreno de La princesa Mononoke. Fue durante un Salón del Manga (¿del 98?) y guardé la entrada durante bastantes años. De hecho, creo que la tiré porque ya no se podía leer ni el título de la película ni la sala (La Farga de L’ Hospitalet, por cierto). 

Sin embargo, mi aventura con La princesa Mononoke empezó mucho antes. Por aquella época, los aficionados al manga, el anime y la cultura japonesa nos informábamos con revistas en papel como NekoKameMangazone y demás. Por aquel entonces no tenía internet, pero aunque lo hubiera tenido no era ni por asomo como ahora. El caso es que un grupo de amigos nos juntamos para comprar la edición japonesa de Mononoke Hime en DVD. Los DVD japoneses (NTSC) no son compatibles con los europeos (PAL), pero uno de los amigos tenía un vídeo NTSC y podía hacer copias a PAL. Así que, compramos un VHS original para tener cada uno de nosotros una copia. Sin subtítulos. Nunca quise hacer las cuentas del precio total que me costó tener esa copia de La princesa Mononoke. Dicen que en la ignorancia está la felicidad. 

© 1997 Studio Ghibli・ND

El VHS de Mononoke Hime se puso a la venta el 26 de julio de 1998 y, a los pocos días nos llegó la copia. Un domingo fuimos al Mercado de Sant Antoni de Barcelona y un conocido del grupo que vivía en la ciudad tenía un vídeo NTSC… y allí que fuimos a ver la película. Aunque ahora en la época de la inmediatez pueda parecer ridículo, para mí era prácticamente mágico que apenas unos días después de que saliera Mononoke en Japón pudiera estar viéndola en perfecto japonés y sin enterarme de nada. Posiblemente por eso los que tenemos una edad valoramos todo lo que hay ahora y tendemos a quejarnos menos. Tras ver la película me quedé asombrado.

El tiempo pasó, logré mi copia de la película y La princesa Mononoke llegó a España. Primero lo hizo en festivales como el de Sitges. Allí no pude verla, pero recuerdo que la proyectaron al aire libre, llegué a esa zona por casualidad y pude ver un fragmento (¡subtitulado!). 

La siguiente parada en esta historia ya la he contado. La película se estrenó en cines (doblada) y por fin pude enterarme de qué iba la película. Recuerdo que entre el grupo que fuimos a verla hubo muchas risas al escuchar doblada el tema principal (Me fascina tu presencia…). Ahora, sobre todo a los más jóvenes, esto os puede parecer ridículo; pero antes la afición al manga y al anime en muchos momentos se vivía así. Leer un manga japonés con la traducción en unas hojas grapadas, o leer un manga en francés o italiano (sin conocer apenas el idioma), ver anime en VHS subtitulado en, con suerte, inglés o francés; y si no había suerte en chino. 

Todo ha cambiado mucho desde entonces. Tanto la industria, como la afición y la difusión de la afición. Antes las revistas tenían una periodicidad mensual y se publicaban en papel; ahora un donnadie como yo puede publicar un mensaje en Twitter sobre un nuevo producto que aún no ha salido en Japón con motivo del 25.º aniversario de La princesa Mononoke. Y si se equivoca, borrar el mensaje y publicarlo de nuevo. 

Todo esto me ha venido a la memoria cuando estaba pensando que celebramos 25 años del estreno de una de las mejores películas de animación de la historia y que tuve la oportunidad de vivir esos momentos. 

Y tal vez sea un buen consejo hacer eso, como reza la frase promocional en japonés de esta película: ¡Vivir! Muchos como yo vivimos una época y creo que la mayoría la recordamos con nostalgia. En esos momentos no pensaba que esta afición crecería tanto (tal vez que en el Salón del Manga hubiera cada dos por tres una conferencia titulada Al manga le queden dos años influyó un poco) y ahora, en cambio, tenemos estrenos periódicamente de anime en cines, más manga que nunca y en ediciones de gran calidad, invitados de prestigio a diferentes eventos, ediciones especiales que antes hubieran sido inimaginables… 

Tal vez no sería mala idea disfrutarlo, aprovechar estas iniciativas, apoyarlas si está en tu mano y que la afición de este sector crezca y que nos podamos ver en un próximo aniversario. Seguramente, si eres más joven que yo, en una próxima efeméride seas tú quien recuerde el día en el que fuiste al estreno de tal o cual película. Vivir…