Puzzle de Porco Rosso

¡Por fin! Después de no pocas horas y soñar con piezas de puzzle por las noches, he podido completarlo. La dificultad de este puzzle está, sobretodo, en el predominio de dos colores –azul y blanco– que dificultan mucho la tarea. Hacer el marco blanco tiene su gracia y, los diferentes azules del cielo y el mar tampoco son del todo fáciles. Pero no hay puzzle que pueda conmigo, o al menos eso digo ahora. Tengo en la recámara un puzzle de Mimi wo sumaseba que, espero, sea más llevadero.

Una muestra de la “hazaña”.