Studio Ghibli Weblog

Menu

Etiqueta: Yoshifumi Kondo

Jiburi 71: Ghibliografía 5

Quinta entrega de Ghibliografía, en la que estoy dando un repaso detallado a la historia de Studio Ghibli. En el artículo anterior escribí sobre la primera parte del plan quinquenal desarrollado en la primera mitad de la década de los 90. Ahora toca repasar la segunda parte del plan quinquenal y el estreno de La princesa Mononoke.

Nota: en el episodio 71 de Jiburi tienes la versión en formato podcast de este texto.

‌Pompoko

Tráiler

Los orígenes de Pompoko están relacionados con una curiosidad y una noticia. Tras el estreno de Porco Rosso, Hayao Miyazaki pensó en el siguiente proyecto del estudio al margen de Puedo escuchar el mar, en el que no participó. Como si jugara a las palabras encadenadas concluyó que si Porco Rosso tuvo como protagonista a un cerdo —buta en japonés—, la siguiente película trataría sobre mapaches —tanuki en japonés—. A veces las razones por las que se toman decisiones importantes no tienen que ser muy sesudas. La noticia a partir de la que se creó el argumento de la película fue la deforestación de Tama Hills, los bosques de una ciudad situada al oeste de Tokio, para edificar en ella.

Con ese punto de partida se creó una historia medio cómica medio trágica sobre un grupo de tanukis que intenta impedir que edifiquen en los bosques en los que viven. La película tiene un mensaje ecologista muy claro y tan solo la actitud de los protagonistas ante las diversas situaciones de la vida hacen que Pompoko no se convierta en un dramón de los grandes.

Considero esta película la más personal de Isao Takahata, teniendo en cuenta que no está basada en ninguna historia, novela o manga. Repasando los títulos que dirigió, no recuerdo ninguno que tuviera una historia 100% original del director japonés. En Pompoko, aparte de la ecología y el humor, Takahata aprovecha para enseñar una parte del folclore japonés. Este detalle seguramente hará que más de uno se quede con cara de póker tras ver algunas escenas, yo el primero. A pesar de este último comentario, me parece una película interesante y recomendable.

Pompoko se estrenó en cines el 16 de julio de 1994, logró una recaudación de 2.650 millones de yenes y fueron al cine 3.254.000 personas. Fue la película más vista en Japón durante ese año y fue escogida por la Academia japonesa como candidata a Mejor película de habla no inglesa en los premios Oscars de 1995. Premio que no ganó, por supuesto. Pero es de destacar que una película de animación fuera seleccionada para un premio de estas características.

‌Susurros del corazón

Tráiler

Paralelamente a la producción de Pompoko en Studio Ghibli empezaron a trabajar en un nuevo proyecto titulado Susurros del corazón, una película dirigida por Yoshifumi Kondō que iba a ser tratada como un largometraje de pleno derecho del estudio. Es decir, contaría un presupuesto e implicación dignos de un proyecto importante del estudio y se estrenaría en cines.

Pero que no lo dirigieran Miyazaki ni Takahata no significa que Kondō tuviera total libertad creativa. Takahata estaba ocupado con su película, pero Miyazaki, que ya era productor de Pompoko, asumiría en esta película un papel importante. Fue él quien escogió la historia que se iba a adaptar —un manga para chicas titulado Mimi wo Sumaseba— y se implicó tanto en su guion como en su guion gráfico. A pesar de eso, la película no es un proyecto de Miyazaki dirigido por otro; Kondō combina el realismo costumbrista que tanto gusta a Takahata con la magia y fantasía de Miyazaki, pero con su estilo personal. Yoshifumi Kondō era un animador con mucha experiencia y aprovechó la ocasión para hacer un debut por todo lo alto. Es una verdadera pena que no pudiera dirigir más películas.

El argumento se centra en la vida de dos estudiantes adolescentes que están a punto de realizar el examen de ingreso y de cómo ambos se plantean su futuro al margen de lo establecido por la sociedad, de lo cómodo, de lo fácil, de lo que se supone que todos tienen que hacer sin preguntar. Es una película crítica con el sistema educativo y donde muestran a dos personajes que, como mínimo, quieren probar un camino diferente. No es la primera vez que en Studio Ghibli transforman una obra, en este caso un manga, para crear en algo completamente distinto al original. Convierten un manga para chicas en una historia crítica y reivindicativa pero sin perder la esencia del original. Una verdadera delicia.

Susurros del corazón se estrenó en cines el 15 de julio de 1995 y logró una recaudación de 1.800 millones de yenes. Durante la década de los 90, Studio Ghibli fue encadenando éxito tras éxito, pero lo mejor estaba por llegar…

La princesa Mononoke

Tráiler

En este apartado hablaré sobre tres asuntos importantes. El primero es la producción de La princesa Mononoke.

Tras el estreno y promoción de Porco Rosso, Hayao Miyazaki se tomó un periodo alejado de la dirección de largometrajes, aunque no dejó de trabajar en ningún momento. Se dedicó a finalizar el manga de Nausicaä del Valle del Viento y, como he comentado antes, fue el productor Pompoko y Susurros del corazón.

Mononoke Hime
Portada de la edición norteamericana de Mononoke Hime: The First Story

Pero Miyazaki, que en esa época estaba pletórico, no dejaba de pensar en nuevos proyectos para dirigir. Uno de los candidatos fue Mononoke Hime, una historia que dibujó en 1980 junto a otras que con el tiempo acabaron siendo parte de sus primeros largometrajes. Esta historia no tiene nada que ver con La princesa Mononoke que conocemos todos; se trata de una adaptación muy personal de La bella y la Bestia situada en el medievo japonés y protagonizada por una especie de Gatobús que rapta a una chica que se parece mucho a Kaya, la hermana de Ashitaka. Esta historia estaba formada por unos cuantos bocetos junto a algunos textos de apoyo y fue actualizada y reeditada en 1993, a modo de promoción previa a la película.

En septiembre de 1994 Miyazaki empezó a trabajar en el guion de su nueva película, pero no estaba convencido con esa historia porque algunos de los temas y personajes los había usado en proyectos anteriores y en 1991 Disney estrenó La Bella y la bestia. Por esas razones quiso hacer modificaciones; tenía claras las bases pero no sabía cómo desarrollarlo y fruto de ello sufrió un bloqueo creativo.

En ese momento surgió la oportunidad de dirigir un videoclip. Los miembros del grupo musical Chage & Aska le propusieron dirigir el vídeo de su próximo sencillo, que se titulaba On your Mark. Toshio Suzuki y Hayao Miyazaki lo vieron como una oportunidad perfecta para tomar distancia de La princesa Mononoke, encargarse de un proyecto nuevo y dar trabajo a la gente del estudio. En diciembre de 1994 empezó la producción del videoclip. Ese proyecto se pudo ver en la gira de conciertos del grupo y se proyectó en el estreno en cines de Susurros del corazón. Una estrategia perfecta de promoción: por un lado Chage and Aska podía lucir el trabajo de Studio Ghibli y por el otro había un aliciente más para ir al cine a ver la primera película de Yoshifumi Kondō.

Cuando en marzo de 1995 finalizó la producción de On your Mark, Miyazaki tenía en mente una película muy distinta a la de finales del 94. Prácticamente no quedó nada de la historia original. En algún material promocional se vendió esta película con un vínculo a Nausicaä del Valle del Viento (se hacía referencia a que habían pasado 13 años desde su estreno). Sin embargo, Nausicaä es una película más ingenua y el director en ese momento quería abordar su nuevo proyecto de otra manera más dura, alejada de la imagen que se tenía de Studio Ghibli.

Jiburi 14: On your mark

En abril de 1995 finalizó la propuesta y en mayo empezó a trabajar en el guion gráfico. Visitó, junto a una parte del equipo, la isla de Yakushima, que serviría de inspiración para las localizaciones y fondos de la película. La producción de La princesa Mononoke empezó en agosto de ese mismo año.

En ese momento Susurros del corazón había finalizado y se estaba promocionando. En el estudio se volcaron al 100% en el proyecto. Y Miyazaki el primero. Se encargó de la supervisión de 80.000 dibujos usados en el proyecto —una barbaridad— y acabó con tendinitis en la mano derecha, lo que no le impidió continuar trabajando. El resto del equipo también notó la presión y el cansancio acumulado tras tantos meses de trabajo.

A esto se le sumó un imprevisto. A principios de 1997, cuando Hayao Miyazaki finalizó el guion gráfico, Toshio Suzuki se dio cuenta de que el final fallaba. El productor veía necesario que Lady Eboshi muriera, pero Miyazaki tras dos semanas revisando el guion gráfico, le propuso que sobreviviera y uno de los lobos le arrancara un brazo. Lo que se puede ver en la película, vamos. Para llevar a cabo ese nuevo final necesitaban 15 minutos más de película. Y eso era peligroso: por un lado porque el presupuesto se les había ido de las manos, por el otro porque la película superaría las dos horas de duración y no se cumplirían los plazos de entrega previstos (que para Takahata nunca fueron sido un problema, pero en el caso de Miyazaki no era así). Al final se decidió dar luz verde al nuevo guion gráfico pero respetando la fecha de entrega. ¿Cómo fue posible? Se decidió externalizar gran parte del trabajo y pedir un extra de implicación, empezando por los trabajadores del propio estudio, para trabajar sin descanso hasta conseguir el objetivo fijado. No entregar en la fecha prevista significaría que toda la campaña de promoción planificada para el mes de lanzamiento (julio del 97) no serviría para nada, tener que hacerla de nuevo y perder ese tiempo y dinero invertido en ella. Aparte de que verano es el momento perfecto para estrenar una película de estas características.

Si la producción de La princesa Mononoke fue dura, la recta final de su producción lo fue aún más si cabe. Pero al final mereció la pena, porque se cumplió la fecha de entrega y la película fue un éxito rotundo. Pero antes de seguir con este asunto quiero hacer un segundo inciso.

Pacto Tokuma/Disney

Y para ello tengo que volver a julio de 1996, que es el año en el que se firma el pacto Tokuma/Disney, gracias al que la empresa norteamericana se encargaría de la explotación del catálogo de Studio Ghibli, excepto La tumba de las luciérnagas y Puedo escuchar el mar, en formato doméstico y con estrenos en cines en gran parte del mundo. Para Tokuma era una muy buena noticia, para Disney también y Studio Ghibli lo consintió como agradecimiento a Tokuma Shoten.

En mi opinión, completamente imparcial, Disney se asoció con un competidor y le sacó el beneficio que pudo desde dentro. Toda esa historia de la distribución doméstica en gran parte del mundo con el tiempo se vio que no fue así. En los países con más posibilidades, como Estados Unidos o Francia, cumplieron; en otros como España hicieron algunos lanzamientos y estrenos en cines, vendiendo a terceros los derechos de alguna película (Haru en el reino de los gatos fue distribuida en España por Cameo1). Con el tiempo Disney abandonó la idea de explotar las películas de Ghibli en España (si hasta se desentendió de El viaje de Chihiro) y finalmente esos derechos pasaron a Aurum Producciones2. Y fue a partir de ese momento que algunas películas tuvieron un estreno en cines, a veces por todo lo alto y otras técnico, y todas las películas fueron lanzadas en formato doméstico. Algunas, por falta de ventas, no se editaron en BD.

Hay personas destacan que tras la firma de este pacto Miyazaki dirigiera una película como La princesa Mononoke, con algunos momentos de violencia explícita y, en líneas generales, una película que no encajaba con el sello Disney. Incluso se desmarcaba de lo que hasta ese momento había creado Ghibli. Aunque al principio pensé que podría haber sido hecho a propósito por el director japonés, con el tiempo he llegado a la conclusión contraria: creo que Hayao Miyazaki pasa bastante de todo esto y él se dedica a dirigir películas que merezcan la pena. Además, estuvo trabajando en este proyecto desde 1994, así que no tiene sentido que dirigiera una película más violenta con esta finalidad.

El éxito de La princesa Mononoke

Volviendo a La princesa Mononoke, estoy convencido de que era el tipo de película que tenían en mente cuando fundaron Studio Ghibli en 1985. Una película con un argumento profundo, una animación de muchísima calidad y un proyecto rentable, como acabó siendo. Fueron a ver la película más de 13 millones y medio de espectadores, logró una recaudación en Japón de 11.300 millones de yenes y fue la película japonesa más vista del año, codeándose con las grandes producciones norteamericanas. Si desde el estreno de Kiki’s Delivery Service, en 1989, los estrenos en cines de Studio Ghibli se convirtieron en éxitos, La princesa Mononoke fue varios pasos más allá. Para muchos fue la primera película que conocieron del estudio; para otros muchos fue la primera película del estudio que vieron en cines; fue, sin duda, la película que dio a conocer a Studio Ghibli en todo el mundo.

Si queréis profundizar más en este y otros detalles os recomiendo el libro de Laura Montero Plata sobre esta película. En las notas del episodio tenéis un enlace.

Obras 1994–1999

Como es costumbre en esta sección, finalizaré con una lista de los trabajos no largometrajes realizados durante estos años por Hayao Miyazaki o relacionados con Studio Ghibli. En esta ocasión, aunque finalizo hablando sobre una película que se estrenó en 1997, voy a hacer un repaso a lo generado durante los años 1994 a 1999 y así cerramos el siglo.

  • En 1994 se editó en la revista Model Graphix Hans Return (Hans no Kikan). El primer capítulo se publicó en marzo, el segundo en abril y el tercero en septiembre. El proyecto sigue la pauta de los cuadernos de apuntes, pero en esta ocasión cuenta la historia de un mecánico de tanques de la Segunda Guerra Mundial.
  • En junio del 94 se publicó en la revista de la compañía aérea JAL una historia corta de 8 páginas titulada Dining in the air. Esta historia se publicó en inglés en el libro Starting Point y hace un tiempo la publiqué en español en mi blog.
  • En julio del 96 Tokuma Shoten publicó un libro de ensayos de Hayao Miyazaki: Starting Point: 1979–1996. Está disponible en inglés y es muy recomendable. Desde hace poco que también está disponible en formato digital.
  • En agosto de 1996 se emitió un anuncio de 15 segundos de la emisión de La tumba de las luciérnagas en el programa Friday Road Show Broadcast.
  • A partir del 4 de abril se usó una animación de inicio de 38 segundos del programa Friday Road Show dirigida por Yoshifumi Kondō.
  • Ese mismo año se emitió un anuncio de televisión de 15 segundos titulado Studio Ghibli Gengaten. Consiste en una animación muy sencilla en fondo blanco en la que vemos a Mei caminando al ritmo del tema de apertura de Totoro. Una animación que se ha usado en los títulos en formato doméstico del estudio.
  • Aprovechando el tirón de La princesa Mononoke, en agosto 1997 se puso a la venta la segunda edición de Miyazaki Hayao no Zassō nōto.
  • En marzo de 1998 Miyazaki viaja al desierto del Sáhara desde París como parte un documental sobre Antoine Saint-Exúpery, un escritor al que Hayao Miyazaki admira. De este viaje se filmó un documental junto a otro viaje paralelo que Isao Takahata realizó a Canadá y en el que visitó a Frédéric Back.
  • En junio de 1998 Miyazaki crea su propia oficina/estudio personal llamado Buta-ya (la casa del cerdo). Esta oficina está a menos de cinco minutos andando de Studio Ghibli.
  • En junio 1998 se publica libro Roman Album Animeiju Tokubetsuhen Supesharu Miyazaki Hayao to Anno Hideaki (4–19–720046–3). Un libro en el que se aprovechan de dos amigos que han dirigido dos proyectos de enorme éxito mundial: La princesa Mononoke y Evangelion.
  • De diciembre de 1998 a mayo de 1999 se publicó en la revista Model Graphix Doromamire no tora (Tigers cubiertos de barro). Una historia de seis capítulos con el mismo estilo de los Cuadernos de apuntes, pero centrado en tanques. Esta historia se recopiló en 2002 en un libro de arte en el que se incluyó un reportaje sobre la historia, la visita de Miyazaki a la familia de Otto Carius y las páginas Hans no Kikan.
  • A partir de este momento Miyazaki dejará a un lado su faceta de dibujante y dedicará sus ratos entre largometrajes para dirigir cortos de animación para el Museo Ghibli. Pero eso lo trataré en un próximo episodio.

En la siguiente entrega escribiré sobre las películas Mis vecinos los Yamada, el Museo Ghibli y El viaje de Chihiro.


  1. La única vez en la que se ha podido conseguir legalmente esta película. ↩︎
  2. En Norteamérica Gkids acabó con los derechos del catálogo de Studio Ghibli. ↩︎