Studio Ghibli Weblog

Menu

Etiqueta: Katsuya Kondo

Jiburi 69: Ghibliografía 4

Cuarta entrega de Ghibliografía, en la que estoy dando un repaso detallado a la historia de Studio Ghibli. En el artículo anterior escribí sobre las últimas películas del estudio de la década de los 80. Ahora toca repasar la primera parte del plan quinquenal elaborado para la primera mitad de la década de los 90.

Nota: en el episodio 69 de Jiburi tienes la versión en formato podcast de este texto.

69 Ghibliografía (4) Jiburi Podcast

‌Recuerdos del Ayer

Tráiler

La siguiente película del estudio fue Recuerdos del Ayer, sobre la que hablé con detalle en el episodio 62 del podcast.

Fue Hayao Miyazaki quien descubrió el manga que contaba los recuerdos de infancia de una niña japonesa en la década de los 60. A pesar de su interés, él no se veía animando una historia así, razón por la que le pasó el proyecto a Takahata. De todas formas, tras la mancha en el expediente que supuso estrenar inacabada su última película, si no llega a ser por la presión de Hayao Miyazaki y el aval de ser el productor de la película, Recuerdos del Ayer seguramente no hubiera podido estrenarse.

Aunque al principio Takahata no lo vio claro, al final aceptó la oferta con la condición de añadir una línea argumental. De esta manera convirtió un manga para niñas en una película adulta y con un mensaje más profundo pero sin dejar de lado la nostalgia del original.

Al contrario de lo que sucedió con La tumba de las luciérnagas, donde el tiempo y el presupuesto estaban muy limitados, en Recuerdos del Ayer Takahata pudo hacer un trabajo mucho más completo. Por ejemplo, la animación es de mucha más calidad y se optó por utilizar la técnica del prescoring en las escenas de la protagonista adulta. Esta técnica consistía en grabar las voces de los actores de doblaje antes de crear la animación. Eso dificultaba muchísimo el trabajo de los animadores, que tenían que sincronizar su trabajo con las voces. Además, Takahata quiso que se animaran los músculos faciales, lo que complicó aún más su tarea.

A mitad de producción Studio Ghibli instauró algunos de los cambios que adelantaba anteriormente: plantilla fija, academia para enseñar y un plan más ambicioso de producción, entre otras cosas. Como la promoción de la película, que fue mucho más ambiciosa que hasta entonces.

Todo esto, sumado al hecho de que Takahata trabajaba mucho más lento que Hayao Miyazaki, hizo que el estreno de la película tuviera que retrasarse seis meses. La insistencia y la lucha de Hayao Miyazaki consiguió que los inversores se armaran de paciencia para que la película se estrenara sin perder calidad. A pesar de estar en una situación delicada, Takahata siempre le ha dado más importancia a su obra que al resto de asuntos.

Finalmente Recuerdos del Ayer se estrenó en Japón el 20 de julio de 1991, logró una recaudación de 1.870 millones de yenes y 2.169.000 espectadores fueron a las salas de cine. Fue la película más vista de ese año y se convirtió en el segundo éxito de taquilla del estudio y la reivindicación de Takahata como director.

‌Porco Rosso

Tráiler

Una de las consecuencias del retraso de Recuerdos del Ayer fue que no se estaban cumpliendo los plazos del plan quinquenal de Toshio Suzuki. La otra fue que Hayao Miyazaki, productor y salvador de la película de Takahata, tenía que empezar a trabajar en su nuevo largometraje completamente solo porque en Ghibli estaban todos trabajando sin descanso para llegar a la fecha de entrega de Recuerdos del ayer.

Los orígenes de Porco Rosso son cuanto menos curiosos. Si me permitís un momento de promoción, en 2018 escribí un monográfico sobre la película para la editorial Héroes de Papel donde escribo a fondo sobre esta película. Pero a modo de resumen voy a destacar los siguientes puntos:

  • La historia está inspirada en un manga de apenas tres capítulos de 5 páginas cada uno que dibujó Hayao Miyazaki para la revista Model Graphix. Una de esas historias que Miyazaki dibuja mientras no está dirigiendo y en las que da rienda suelta a su faceta más friki.
  • Esta historia sirve como punto de partida para crear la animación de un encargo atípico: la compañía aérea Japan Airlines le encargó a Miyazaki crear una animación para sus vuelos de larga distancia; y el maestro pensó que esa historia podría servir como punto de partida para crear una película de 45 minutos.
  • El proyecto se le fue de las manos y, cuando acabó el primer guion gráfico, tenía para una hora de película. En ese momento toman una decisión; esta película no será un proyecto para terceros y se convertirá en el nuevo largometraje de Studio Ghibli. JAL acabará siendo uno de los patrocinadores y Miyazaki y Suzuki se reunirán para alargar el proyecto hasta casi los 90 minutos que tuvo al final.
  • Si Totoro contaba una historia con tintes autobiográficos, Porco Rosso, que es como se tituló la película, se centró en la faceta más fan de Hayao Miyazaki, donde dio rienda suelta a su afición por la aeronáutica antigua y la historia contemporánea. Durante la década de los 80 esta película hubiera sido demasiado arriesgada, pero en ese momento Miyazaki ya empezaba a tener una reputación, sobre todo en Japón.
  • Uno de los retos de la película era animar correctamente las escenas aéreas. Gracias a la meticulosidad de Hayao Miyazaki y a la buena selección de efectos de sonido se logró un resultado sobresaliente con animación 100% tradicional.
  • La película logró recaudar 2,713 millones de yenes y superó los 3 millones de espectadores. Studio Ghibli seguía con su línea ascendente logrando su tercer proyecto de éxito.

Anuncios Nippon TV

Antes de seguir con el siguiente proyecto de larga duración, Studio Ghibli recibió dos encargos atípicos por aquel entonces, pero que con el paso de los años fueron habituales. Fueron de dos spots encargados por Nippon TV con motivo de su 40 aniversario:

  • En noviembre de 1992 se emitieron los spots titulados Nandarō (¿Qué es esto?), protagonizados por un cerdo que fue diseñado por Hayao Miyazaki, que acabó convirtiéndose en la mascota de la cadena. Se creó la animación para un anuncio de 15 segundos y cuatro de 5 segundos. El trabajo fue producido y animado por Hayao Miyazaki.
  • El 23 de diciembre de ese mismo año se emitió Sora-iro no Tane (La semilla azul cielo). El proyecto adapta un libro infantil de Rieko Nakagawa y Yuriko Omura y se dividió en tres anuncios de 30 segundos cada uno. Este trabajo fue producido por Hayao Miyazaki y Yoshifumi Kondō y animado por este último.
    Estos spots se recopilaron primero en formato DVD y posteriormente en BD en el proyecto Studio Ghibli Short Short, junto a otros proyectos de corta duración creados en el estudio.

Estos son los primeros proyectos de corta duración creados en Studio Ghibli. Fue una práctica habitual a partir de ese momento (el estudio no debía de estar inactivo) y que se intensificó en el siglo XXI.

‌Puedo escuchar el mar/Umi ga Kikoeru

Tráiler

El siguiente proyecto que afrontaron en el estudio fue Puedo escuchar el mar. El paso adelante que había dado Studio Ghibli a nivel empresarial implicaba aumentar la producción. Estrenar una película cada dos años no era asumible en estas condiciones, razón por la que tuvieron planificaron lanzar un título por año. Este era una de las bastante del plan quinquenal que he comentado antes. Con estas condiciones era imposible que HM e IT pudieran encargarse de todos los proyectos. Por esa razón se tomó la decisión de que uno de los proyectos fuera creado por los integrantes más jóvenes y con menos experiencia del estudio. Al principio pensé que también servía para dar una oportunidad a nuevos directores, pero con el tiempo llegué a la conclusión de que su objetivo era formar a animadores antes que contar con un nuevo director en el plantel. De hecho, el director de Puedo escuchar el mar no ha vuelto a trabajar para Studio Ghibli (y no hizo un mal trabajo).

La historia adapta una serie de novelas escrita por Saeko Himuro y cuenta el triángulo amoroso de tres estudiantes de secundaria. Se contrató a Tomomi Mochizuki por su experiencia en historias de este tipo como Kimagure Orange Road o Ranma 1/2, porque era fan de novelista y por aquel entonces tenía intención de adaptar alguno de sus trabajos. Umi ga Kikoeru es una historia sencilla, con encanto y no demasiadas complicaciones técnicas, ideal para una película de poco más de una hora de duración. Además, se desmarcaba de las temáticas habituales de las películas de aquella época, más próximas a la ciencia ficción. El proyecto sirvió para que muchos animadores asumieran unas responsabilidades que no hubieran tenido en proyectos más importantes.

Para no correr demasiados riesgos tomaron una serie de decisiones, además de reducir los costes y el periodo de producción. Aunque no lo cumplieron de forma estricta, el lema de esta pelicula fue «rápido, barato y con calidad».

Las ilustraciones de las novelas fueron creadas por Katsuya Kondō, que trabajaba en Studio Ghibli. Y él, que conocía muy bien la obra y a sus personajes, fue el encargado del diseño de personajes y la dirección de la animación. Otra decisión novedosa fue que la película no se estrenaría en cines, sino en televisión, algo nunca visto en Ghibli. Puedo escuchar el mar se emitió el 5 de mayo de 1993, coincidiendo con la Golden Week (un periodo en el que se encadenan varios festivos y que la gente aprovecha para el turismo y entretenimiento).

Como curiosidad destacar que el director de la película acabó con anemia debido a una úlcera péptica provocada porque no tuvo una mejor idea que dirigir Umi ga Kikoeru mientras finalizaba la OVA Koko wa Greenwood. Y le acabó pasando factura. Teniendo en cuenta que llevaba trabajando en las OVAs desde 1991, seguramente no quiso perder la oportunidad de trabajar en la película de una de sus escritoras favoritas y creyó que podría con todo.

Obras 1991–1993

Como es habitual en esta sección, finalizaré con las obras relacionadas con Ghibli o con Miyazaki publicadas durante esta etapa:

  • Desde febrero de 1990 a enero de 1992 se serializó la novela Umi ga Kikoeru en la revista Animage. Para no alargar el podcast, en las notas podréis ver en qué meses fue publicado cada capítulo.
  • En abril de 1990 se inició la emisión de Fushimi no Umi no Nadia, serie escrita y dirigida por Hideaki Anno para Gainax a partir de una idea de Hayao Miyazaki. Si habéis tenido la ocasión de ver la serie, encontraréis algunas similitudes con Conan, el chico del futuro, sobre todo en los primeros episodios.
  • A partir de abril de 1990 prosigue la serialización del manga de Nausicaä con la publicación del episodio 33. Se fue publicando mensualmente en la revista Animage hasta mayo de 1991, momento en el que se publicó el episodio 46.
  • En diciembre de 1991 se pone a la venta el libro Totoro no Sumu Ie, en el que se plasman las experiencias vividas por Miyazaki tras visitar algunas casas antiguas de los alrededores de Tokio. La primera parte fue serializada a principios de 1991 en la revista Monthly Asahi.
  • El 11 de agosto de 1992 se inició la construcción del edificio de Studio Ghibli. Los diseños de este edificio fueron planificados por Hayao Miyazaki mientras dirigía Porco Rosso.
  • En diciembre de 1992 se publicó la primera edición del libro Miyazaki Hayao no Zassō nōto, conocido en España como Cuadernos de apuntes.
  • También en diciembre se publicó el libro A, Totoro no Mori da! en el que Miyazaki realizó la ilustración de portada e imágenes interiores de un libro donde se explica lo que es el Totoro’s Home National Trust Movement, la fundación cuyo objetivo es salvar lo bosques de Tokorozawa y sus alrededores, en los que se inspiró Hayao Miyazaki para crear Mi vecino Totoro.
  • En marzo del 93 se reanudó la serialización del manga de Nausicaä en la revista Animage con el capítulo 47. Se hizo prácticamente mensual hasta marzo de 1994, cuando se publicó el último capítulo. La finalización del manga de Nausicaä tuvo relación con el próximo largometraje que dirigió Miyazaki. Pero eso lo trataré en la siguiente Ghibliografía.

En la siguiente entrega escribiré sobre las películas con las que se culmina el plan quinquenal y La Princesa Mononoke, el primer gran éxito mundial del estudio.