Mi vecino Miyazaki

El pasado 10 de octubre se puso a la venta Mi vecino Miyazaki, un libro escrito por Marta García y Álvaro López —principales responsables del más que recomendable blog Generación Ghibli— en el que dan un repaso a los largometrajes del estudio. Una buena ocasión para disfrutar, aprender y compartir la pasión que los autores tienen por la compañía fundada por Hayao Miyazaki e Isao Takahata.

Estructura

Mi vecino Miyazaki está estructurado de una manera muy clara y sencilla. En la introducción los autores presentan la obra y su manera de entender el proyecto como una obra coral realizada por y para una generación. De esta manera se le da un toque muy especial al libro, diferenciándose de otros similares, normalmente escritos por una única persona. Tras el prefacio —escrito por Laura Montero Plata, autora de El mundo invisible de Hayao Miyazaki— se van sucediendo los capítulos, a razón de uno por película, donde Álvaro y Marta combinan información, curiosidades y esa sensación que se impregna en todas las páginas del libro de que están escribiendo sobre un tema que les apasiona. Al final de cada capítulo se incluyen las opiniones de tres personas. En las páginas finales del libro hay un epílogo —que tuve el honor de escribir—, la bibliografía utilizada, la filmografía del Studio Ghibli y la biografía de los autores.

La edición

Diábolo Ediciones se ha portado poniendo a la venta un libro de 272 páginas a color, con papel satinado y edición cartoné. Contiene imágenes nítidas de buen tamaño y, más importante aún, bien seleccionadas. El precio, si bien es algo alto, queda justificado en gran medida por todo lo escrito en este apartado; la distribución, en líneas generales, es lo suficientemente amplia como para encontrarlo sin demasiados problemas en tiendas espeecializadas, grandes superficies y negocios online.

Lo que más me ha gustado

  • Lo que transmite: pasión por Ghibli, información interesante y ese vínculo que se consigue establecer entre el autor/lector en algunos momentos del libro. Cada uno puede tener los suyos, pero personalmente destaco los capítulos dedicados a Kiki’s Delivery Service, Omohide Poroporpo y Porco Rosso. No son necesariamente mis películas preferidas —excepto la del cerdo rojo—, pero leyendo esas líneas empaticé con la admiración que tienen los autores por esa obra. En más de un ocasión, al acabar de leer un capítulo, sentí el impulso de volver a ver la película.
  • Proyecto grupal: una genial idea con la que demuestran lo que se puede leer en la introducción: que las películas de Studio Ghibli no entienden de edades, que todos podemos disfrutar de sus trabajos, formar parte de esa generación y, más importante aún, compartir la opinión con el resto.
  • Algo está cambiando: tengo la impresión de que hay un grupo cada vez mayor de personas interesadas en Ghibli y en leer sobre ello. Estoy convencido de que el éxito de una afición en un país viene determinada por la cantidad de iniciativas (como esta) que tiene. Sin llegar a los niveles de otros países como Francia o Italia, en España poco a poco se va creando un grupo cada vez más amplio y fiel de seguidores que reciben positivamente este tipo de proyectos. No es una cuestión de cantidad —supongo que si alguien se lo propusiera podría editar varios libros o blogs, al margen del interés de la gente— sino esa comunión que existe entre aficionados dispuestos a comprar y empresas dispuestas a apostar.

Lo que menos me ha gustado

  • La selección tipográfica: en un libro de estas características —y más sabiendo los problemas de espacio que han tenido los autores— una tipografía moderna como la seleccionada para el texto principal hace que ocupe mucho espacio. Humildemente creo que una elección distinta —más condensada pero sin perder legibilidad— hubiera beneficiado el conjunto de la obra. Algo similar diría de la tipografía usada para los títulos, que creo que no acaba de casar con el espíritu de la obra o, al menos, de la compañía.
  • Más contenidos: aunque antes de acabar el párrafo me responderé, hubiera sido fantástico que en el libro hubiera habido sitio para otros proyectos como, por citar dos al azar, On your mark o la saga Ni no kuni —que, en manos de Marta (muy aficionada a los videojuegos) hubiera sido interesante leer. Si bien la obra es fantástica, con la inclusión de estos trabajos prácticamente se hubiera hecho un repaso completo de lo que podríamos considerar la primera etapa de Studio Ghibli, a la espera de lo que nos depare el futuro con el “Studio Ghibli 2.0”, si me permitís la licencia. De todas formas, soy consciente de lo justos de tiempo y espacio que iban los autores, por lo que intuyo que a ellos también les hubiera gustado ofrecer más contenidos si hubieran tenido la ocasión.

¿Merece la pena?

Sin duda. A pesar de lo dicho unas líneas más arriba, Mi vecino Miyazaki es un libro totalmente recomendable para todos aquellos aficionados al Studio Ghibli, muy ameno y apto tanto para los aficionados veteranos como para los recién llegados.

Podéis comprar el libro en tiendas como Amazon, Norma Comics o la web de Diábolo Comics.

Ficha Mi vecino Miyazaki

Anuncios
Acerca de

Difundiendo la obra del Studio Ghibli desde 2005.

Tagged with: ,
Publicado en Reseñas
One comment on “Mi vecino Miyazaki
  1. […] de las características del escrito por Marta y Álvaro del blog Generación Ghibli. Ya publiqué mi opinión en su momento y el cariño y el recibimiento de los lectores está demostrándolo. Solo puedo […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: