Cagliostro no Shiro

En 1979 –tras 16 años trabajando en el mundo de la animación– Hayao Miyazaki tuvo la oportunidad de dirigir su primera película. Cuando no hace ni un mes que se anunció que no dirigiría más largometrajes de animación, creo que es un buen momento para repasar sus orígenes, para ser conscientes de la evolución que ha habido desde entonces.

¿Quién es Lupin III?

Ghibli Lupin - portada novela La condesa de CagliostroLupin III[1] es el título de un manga escrito y dibujado por Monkey Punch. Cuenta las aventuras del nieto de Arsène Lupin, un ladrón de guante blanco protagonista de la saga de novelas escritas por Maurice Leblanc.

La primera parte del manga –titulada Rupan Sansei– fue publicada en la revista Weekly Manga Action de Futabasha aperiódicamente desde agosto de 1967 a abril de 1972, recopilándose en un total de 14 volúmenes. Fue en junio de 1977 cuando empezó la publicación de la segunda parte del manga –titulada Shin Rupan Sansei o Lupin III: World’s Most Wanted– que finalizó en mayo de 1981 y se recopiló en 21 volúmenes. Posteriormente se publicarían la tercera parte (Lupin III S, 1997), la cuarta (Lupin III Y, 1998–2003) y la quinta (Lupin III M, 2004), que contarían con la supervisión de Monkey Punch. La sexta parte y última parte de la saga hasta la fecha (Lupin III S, 2009) comenzó a publicarse en la Lupin III Official Magazine y tiene guiones del creador original.

En el mundo de la animación, Lupin también ha contado con una buena cantidad de títulos. De 1971 a 1972 se emitió la primera parte de la serie de televisión Lupin III, con un total de 23 episodios, algunos de los cuales fueron dirigidos por Hayao Miyazaki e Isao Takahata. De 1977 a 1980, se emitió la segunda parte de la serie de televisión, que contó con un total de 155 episodios, divididos en cuatro temporadas. Hayao Miyazaki también colaboraría –bajo el pseudónimo de Teruki Tsutomu[2] –en los episodios 145 (Albatross, las Alas de la Muerte) y 155 (Adiós, Querido Lupin).

Entre marzo de 1984 y diciembre de 1985 –con Miyazaki y Takahata tratando de sacar adelante el Studio Ghibli– se emitió la tercera temporada de la serie de televisión de Lupin, de 52 episodios. No fue hasta el mes de abril de 2012 cuando se emitió una nueva serie de televisión –con el título de Lupin the Third: The Woman Called Fujiko Mine– en esta ocasión de solo 13 episodios.

A todo esto, que no es poco, hay que sumarle los estrenos en cine –ocho películas, entre ellas Cagliostro–, cinco OVA (Original Video Animation, vídeos de venta directa) y 23 especiales de televisión. Ni qué decir tiene que es una saga muy famosa no solo en Japón, sino también en occidente, habiendo amenizado las meriendas de muchos niños –y no tan niños– durante varias generaciones.

En España también hemos tenido la ocasión de ver y leer las aventuras de Lupin. El manga fue publicado en 2006 por MangaLine Ediciones en cinco volúmenes de 580 páginas cada uno, en los que se recopiló la serie original. Por su parte, la serie de televisión se emitió en Telecinco –en la era dorada de la animación japonesa– a principios de los 90.

Ghibli Lupin - portada le château de cagliostro - franciaLa película

En un principio el encargado de dirigir la segunda película de Lupin III iba a ser Yasuo Otsuka, mentor de Hayao Miyazaki e Isao Takahata. La idea original era adaptar algún fragmento de la segunda parte de la serie de televisión, pero Otsuka no estaba satisfecho con el guión propuesto por Seijun Suzuki y convenció a Miyazaki para que se hiciera cargo del proyecto. Fue él quien propuso la historia del conde de Cagliostro y acabó dirigiendo el proyecto en apenas cuatro meses.

El Castillo de Cagliostro (Cagliostro no Shiro, 1979) fue estrenado el 19 de diciembre de 1979 y se convirtió en el segundo largometraje de la franquicia.

¿De qué va?

Cagliostro no Shiro está ligeramente basada en una de las novelas de Maurice Leblanc, titulada La Condesa de Cagliostro, editada en España en diciembre de 2006 por Edhasa. Si alguien está interesado en ella, aún se puede comprar.

La película empieza con Lupin y su fiel amigo Jigen robando en un casino de Mónaco. Durante la huída, Lupin se da cuenta de que el dinero es falso y decide seguir la pista a una falsificación de tan buena calidad. Su “intuición” le lleva directo al ducado de Cagliostro, un pequeño país de tan solo 3.000 habitantes. Cuando están llegando a su destino, se cruza ante ellos una joven muchacha que huye en coche de unos hombres que intentan capturarla. Lupin acude en su ayuda y en primera instancia lo consigue, pero finalmente los misteriosos hombres consiguen capturarla. Antes de eso, Clarise –que es el nombre de la muchacha– le deja a Lupin un anillo muy importante.

Ese anillo les conduce al palacio de Cagliostro que actualmente está deshabitado y en el que diez años atrás hubo un incendio en el que murió el Príncipe. Desde ese palacio puede verse el castillo del conde de Cagliostro, líder del país desde el episodio del incendio. En el muelle del castillo, Lupin y Jigen ven indicios que les confirman que Clarise está en ese castillo.

Convencidos de que en ese castillo hay gato encerrado, deciden adentrarse en él y averiguar qué ocurre. Hablando con la gente del pueblo, se enteran de que el conde tiene la intención de casarse dentro de pocos días con Clarise, que es la princesa de Cagliostro. El conde, que ha averiguado que dos individuos que intentaron ayudar a la princesa están en su país, manda a un grupo de sicarios para acabar con ellos, sin fortuna.

Cuando Lupin consigue entrar en el castillo, descubre una sala llena de máquinas para falsificar billetes de los países más poderosos del mundo. Este es el secreto de la riqueza que –desde hace 500 años– ha tenido la familia Cagliostro y la respuesta a cómo un territorio tan pequeño podía tener tanta influencia a nivel mundial.

Para acabar de presentar los personajes clásicos de la serie, aparecen en escena el Inspector Zenigata –a quien “alguien” le ha chivado que Lupin está al acecho de la fortuna de Cagliostro–, Fujiko –que está infiltrada en el castillo trabajando para el conde– y Goemon –que viene a ayudar a sus compañeros en la incursión y posterior huída del castillo–.

¿Qué vínculo tiene Lupin con la princesa Clarise? ¿Conseguirá rescatarla y desbaratar los planes del conde? ¿Descubrirá cuál es el tesoro familiar de la familia Cagliostro? Y Zenigata, ¿logrará atrapar a su enemigo?

Según la profecía –de más de 500 años de antigüedad– cuando se unan la luz (Clarise) y las sombras (el conde) se revelará la situación del tesoro familiar de la familia Cagliostro.

Un Lupin distinto

Si bien, por aquel entonces, Hayao Miyazaki era un director novel que trabajaba para una empresa grande y en la que no tendría tanta libertad creativa, propuso algunos cambios con respecto a la obra original que seguramente sorprendieron o directamente disgustaron a los seguidores más acérrimos del manga y la serie de televisión:
– El Lupin creado por Monkey Punch es un ladrón de guante blanco mujeriego, egoísta y sarcástico. Si bien estas características se intuyen en alguna escena de la película, lo cierto es que Miyazaki lo presenta como un héroe de buen corazón que quiere ayudar a la princesa Clarise, dejando de lado su faceta más canalla.
– Tampoco se libraron los protagonistas secundarios: por un lado Jigen –que pasa a ser el escudero fiel de Lupin– y Goemon –que gana un poco (muy poquito, diría yo) en simpatía–; por otro está Fujiko, que pierde toda la carga sexual que tiene en el manga y la serie de televisión, para convertirse en una ladrona despechada que se preocupa únicamente de sí misma.

Ignoro si fue una forma de esquivar las críticas o un hábil razonamiento, pero una de las razones que argumentan para justificar esos cambios es que le película transcurre durante los primeros años de Lupin. De ahí que vaya con la chaqueta verde clásica de la primera parte de la serie.[3]

Ghibli Lupin - captura cagliostro

Opinión personal

Nunca he sido un fiel seguidor de las aventuras de Lupin III. Vi algunos episodios de la serie de televisión y sabía de su existencia, pero nunca sentí especial motivación por seguir su extensa y variada oferta. En su momento –gracias a la edición de Manga Films– tuve la ocasión de ver esta película, pero reconozco que fue después cuando la pude valorar en su justa medida.

En su debut como director de animación, Hayao Miyazaki demuestra el carácter y la valentía suficiente como para proponer algo diferente, más a su gusto, de lo que se había podido ver en la serie de televisión, en algunos de cuyos episodios llegó a trabajar. En esa ocasión hubiera sido prácticamente imposible proponer cambios tan drásticos, pero en una película era más factible.

Gracias a la complicidad de Yasuo Otsuka, se llevó a su terreno un encargo con un calendario muy apretado (tan solo cuatro meses de producción). De hecho, Miyazaki tuvo que cambiar el guión para poder acabar el trabajo en la fecha prevista, aunque nunca se ha dicho qué partes fueron modificadas.

Sea como fuere, estamos ante una obra que ha aguantado muy bien el paso del tiempo, tanto técnicamente como argumentalmente. Teniendo en cuenta que es un trabajo de hace 34 años, técnicamente es un producto muy digno. Es inevitable fijarse en algunos detalles de la película que chocan teniendo en cuenta quién la dirige, como las escenas estáticas –sobre todo en muchedumbres–, pero hay que tener en cuenta el ajustado periodo de producción y que en esa época –y posteriormente también– la animación japonesa usaba este tipo de técnicas para reducir tiempo y abaratar costes. Por contra, la escena inicial de la persecución –que asombró al director de cine Steven Spielberg– demuestraba que lo que se ahorraba en un sitio se gastaba en otro.

Si bien no he encontrado ninguna declaración que me lo confirme, creo que proyectos de este tipo fueron los que acabaron de empujar a Miyazaki y Takahata a la creación del Studio Ghibli, en la que querían plasmar lo que para ellos era la mejor manera de hacer animación.

Argumentalmente, en mi opinión, creo que la versión de Lupin de Miyazaki ha aguantado mucho mejor que el original de Monkey Punch. Las personalidades originales de los protagonistas principales de esta historia posiblemente hayan quedado ligeramente desfasadas para una gran parte de los espectadores. Sin tener un argumento complicado ni lleno de matices, Hayao Miyazaki hace un trabajo más que digno. En la película, el director no desaprovecha la ocasión para hacer un poco de crítica política[4], algo que nunca hizo de forma tan descarada en el Studio Ghibli. De todas formas, se queda muy lejos de profundizar en los temas característicos de su filmografía posterior: ecología, feminismo, comunión entre hombre y naturaleza, Medio Ambiente…

Otros productos

La banda sonora

Para la composición de la banda sonora se apostó sobre seguro. Yuji Ohno ha sido el encargado de la música de numerosos proyectos relacionados con Lupin III. Su trabajo, obviamente, recoge toda la esencia de la saga, consiguiendo ambientar momentos cómicos con otros más similar a una banda sonora de una película de espías.

La película contó con dos discos: Cagliostro no Shiro Original Soundtrack BGM –COCX–34169 y 10 cortes– y Cagliostro no Shiro Music File –COCX–32227 y 65 cortes–. El tema principal de la banda sonora, titulado Fire Treasure, fue escrito por Jun Hashimoto e interpretado por Bobby.

Ghibli Lupin - portada juego msx (PC88)Videojuegos

Sobre esta película se han puesto a la venta varios videojuegos. En 1987 se puso a la venta Lupin the 3rd: The Castle of Cagliostro, un juego de aventuras desarrollado por Toho, para MSX2 y NEC PC–8801.

En enero de 1997 se puso a la venta Lupin the Third, The Castle of Cagliostro: Reunion, publicado por Asmik para la consola PlayStation 1. Se trata de una película interactiva en la que tienes que emular lo que hizo Lupin en la película para rescatar a Clarise y desbaratar los planes del conde. En este vídeo queda mucho más claro. Quizá, en los tiempos que corren, sea un título al que le falte algo de dinamismo.

A día de hoy es muy complicado jugar a estos títulos en su plataforma original. Seguramente sea más factible conseguirlo en formato rom, sobre todo el de MSX, mucho más asequible si no dominas el japonés. Puede ser una experiencia divertida y un regreso al pasado del entretenimiento digital.

Ediciones domésticas

En España

La única edición legal que existe en España es la editada por Manga Films en VHS, en los ya lejanos 90. Aunque ha habido intentos por parte de varias empresas, en España no se ha podido comercializar una edición en DVD, ni mucho menos en Blu-ray. Espero que algún día tengamos la oportunidad de disfrutar legalmente de este título en un formato moderno sin recurrir a la importación.

En Occidente

Sin menospreciar al resto de países, me centraré en dos: Francia e Inglaterra.

En el país galo –tan cerca para unas cosas y tan lejos para otras– tienen bastantes ediciones y reediciones de esta película. Destaco una de las más recientes –editada por Kazé en junio de 2011– que se puso a la venta en DVD, Blu-ray y en formato combo con un libro de ilustraciones de 76 páginas con diseños de personajes, vehículos, storyboards, guiones y un DVD con extras. Lo malo es que solo incluye subtítulos en francés y en alemán.

En lo que respecta a la edición inglesa, en octubre de 2012 se puso a la venta la edición combo de The Castle of Cagliostro, que en esta ocasión viene sin extras, pero con subtítulos en inglés. Anteriormente se editaron dos ediciones más en DVD.

En Japón

En diciembre de 2008 se puso a la venta la edición en Blu-ray –no combo– de esta película. Si bien es de región libre, no incluye subtítulo ni extra de ningún tipo.

“Una de los mejores películas de aventuras de todos los tiempos”Steven Spielberg.

Para entender el presente hay que conocer el pasado. Con esta frase os invito a que veáis esta película, la disfrutéis y la valoréis como lo que es: la primera película de uno de los mejores directores de animación –sino el mejor– del mundo.


Ficha

Director: Hayao Miyazaki
Guionista: Hayao Miyazaki
Productores: Yutaka Fujioka, Tetsuo Katayama
Diseñador jefe: Yasuo Otsuka
Diseñadores de personajes: Hiromasa Yonebayashi y Yasuo Otsuka
Basado en el manga Lupin III, de Monkey Punch
Música: Yuji Ohno
Duración: 100 min.
Estrenada el 15 de diciembre de 1979.
© Tokyo Movie Shinsha. All Rights Reserved.

Premios

(1980) Hayao Miyazaki logró el Premio Ofuji Noburo en el Mainichi Film Concours.


  1. Otros títulos por los que es conocida la obra son Lupin the Third o Rupan Sansei (en japonés).  ↩
  2. Se trata de un juego de palabras. Leído en japonés –en katakana– suena como Telecom, el nombre de la compañía que producía la serie de televisión. Hayao Miyazaki ha declarado su descontento por su labor –alegando que no eran más que una repetición de lo hecho en Cagliostro no Shiro–, por lo que de esta manerea pretendía desmarcarse de estos trabajos.  ↩
  3. A lo largo de las distintas series de animación de Lupin, el protagonista ha vestido chaquetas de diferentes colores: verde en los primeros años, roja a continuación y rosa al final.  ↩
  4. En esa época Hayao Miyazaki simpatizaba con el comunismo, pensamiento que con el paso del tiempo fue evolucionando al ecologismo.  ↩

Hayao Miyazaki deja de dirigir largometrajes

Para todos los aficionados al Studio Ghibli habrá sido seguramente la noticia del año. Todo empezó el día 1 de septiembre en Venecia, durante la rueda de prensa que dieron Koji Hishino –presidente del Studio Ghibli– y Miori Takimoto –actriz de doblaje de Naoko, la protagonista femenina de Kaze Tachinu–, en la que el presidente declaraba que este sería el último largometraje del director. No quiso decir mucho más al respecto y emplazó a la prensa a la rueda de prensa prevista para el viernes 6 de septiembre en la que el propio Miyazaki respondería todas las preguntas.

Y así fue. El pasado viernes se celebró una multitudinaria rueda de prensa en la que Koji Hoshino, Toshio Suzuki y Hayao Miyazaki respondieron las preguntas de la prensa. Algunos de los puntos más destacables del evento, que duró una hora y cuarenta minutos, fueron los siguientes:

Ghibli Otros - 2013.09.06 conferencia retirada Miyazaki 1

Repaso a la rueda de prensa

Miyazaki es un bromista:

“Soy consciente de que en el pasado he anunciado varias veces mi retirada, por lo que quizás muchos pudiérais pensar ‘Oh, vamos, otra vez’. Pero en esta ocasión es la definitiva.”

Sobre su futuro a corto plazo:

“Iré al estudio (Ghibli) todos los días. Y si hay algo que desee hacer, entonces lo haré. Tengo intención de trabajar los próximos 10 años, más o menos, cuando todavía pueda ir en mi coche al estudio. Pero no como director de largometrajes”.

Se han quedado muchos proyectos sin hacer:

“Había un montón de cosas que no podía hacer, pero tenía mis razones para no hacerlas. Tantas ideas han surgido de mi cabeza… pero son cosas que no debería mencionar públicamente”.

La edad pasa factura:

No importa qué tan bien estés de salud, la capacidad de concentración se va degradando año tras año.

La rueda de prensa –que pudo verse en directo a través de la página web NicoNico– causó mucha expectación entre los medios y no menos entre los aficionados. Aunque yo he destacado unas pocas frases, a lo largo del evento se hicieron muchas más declaraciones. Os invito a que las leáis en otros blogs que cubrieron este evento con mucha más rapidez que yo, como Generación Ghibli o Deculture, entre otros.

Opinión

De todas formas, me gustaría dar mi opinión sobre algunas de las declaraciones de esta rueda de prensa:

  • Lo primero es que Hayao Miyazaki no se retira. Él mismo ha dicho que deja de dirigir largometrajes, pero en ningún momento ha dicho que deja de trabajar. De hecho, ha puesto una hipotética fecha de jubilación dentro de 10 años.
  • Con 72 años, me parece de lo más normal que Hayao Miyazaki no se vea embarcado en un proyecto tan sacrificado y agotador como el de un largometraje de animación. Una solución sería delegar más funciones, pero como él mismo ha dicho, solo sabe trabajar de una manera. Esto en parte es falso, pues desde Sen to Chihiro no Kamikakushi ya delegó algunas funciones en trabajadores de confianza. Pero me imagino que a lo que él se refiere es a que no quería dejar delegar más cosas, como por ejemplo los storyboards, tarea de la que siempre se ha encargado. Miyazaki no quiere ser un supervisor.
  • Uno de los argumentos que más ha esgrimido ha sido el de la avanzada edad y las dificultades que esa edad conlleva (falta de concentración, lentitud al trabajar, pérdida de visión). Pero otra de las razones con las que justificaba no volver a dirigir películas parece haber pasado desapercibida. Imaginemos que Hayao Miyazaki no deja de hacer películas, se embarca en un nuevo proyecto y a mitad de proyecto no puede seguir. Esto sería terrible para la empresa. No solo porque el director más emblemático no puede acabar el proyecto, sino porque ese proyecto se quedaría a medias. Studio Ghibli es una empresa que no tiene muchos proyectos, pero los pocos que tienen se hacen (muy) bien. Si uno de esos proyectos no se acaba, no produce beneficios y eso sería lo más parecido a tirar el dinero. Una solución sería que acabara el proyecto otra persona. Pero, ¿quién? ¿Habría alguien interesado en un proyecto con tanta responsabilidad?
  • Durante la rueda de prensa, como he dicho antes, Hayao Miyazaki se ha puesto fecha de caducidad. Aunque no ha especificado mucho sobre qué hará en el futuro, ha habido algo que sí ha dejado caer: quiere participar más activamente en las exposiciones del Museo Ghibli. Concretamente ha declarado que algunas de las ilustraciones de la exposición –supongo que se referirá a la exposición permamente– se han oscurecido con el paso del tiempo y le gustaría poder cambiarlas. Y posiblemente por ahí vayan los tiros. Sin convertirse en el director del Museo Ghibli –algo que descartó durante la rueda de prensa– algunos de esos “trabajos alejados de la animación” pueden consistir en la restauración de estas ilustraciones, la dirección de alguna exposición permanente del Museo o algún encargo de este tipo. Trabajos breves, menos exigentes en cuanto a fechas, pero que seguro que le apetece mucho hacer.

Sobre el futuro del Studio Ghibli

En el Studio Ghibli llevan buscando un relevo de garantías desde 1993, cuando estrenaron Umi ga Kikoeru en la televisión. Si bien no era un proyecto muy ambicioso y supuso una oportunidad para que los jóvenes miembros del Studio Ghibli acumularan experiencia, por aquel entonces –cuando en Studio Ghibli empezaban a ir bien las cosas, las películas tenían éxito y se podían plantear un futuro a medio plazo – se dieron cuenta de que había que buscar savia nueva.

El primer serio aspirante –aunque yo diría que era el perfecto sucesor–fue Yoshifumi Kondo. Desgraciadamente, su muerte en 1998 dio al traste con el plan inicial. Posteriomente, en 2002 se le dio la alternativa a Hiroyuki Morita, pero por alguna u otra razón no tuvo una segunda oportunidad. En 2006 le tocó el turno a Goro Miyazaki, quien en primera instancia contó con la oposición de su padre. Si bien no tuvo el debut soñado, a él si que le han dado más oportunidades, habiendo dirigido una segunda película –Kokuriko-Zaka Kara (2011)– y en 2014 se estrenará su tercera. El otro candidato es Hiromasa Yonebayashi, que dirigió Karigurashi no Arrietty (2010). Con más bagaje que Goro Miyazaki y con un buen debut en taquilla, podría ser una buena alternativa. De todas formas, parece que tras su debut como director, no ha vuelto a sonar como candidato para dirigir otra película, habiendo participado en más proyectos del estudio en labores clave.

A día de hoy –salvo que se saquen de la manga otro candidato–, Goro Miyazaki y Hiromasa Yonebayashi son los candidatos con más posibilidades de tomar el relevo. Juventud, experiencia –Miyazaki a base de dirigir películas y Yonebayashi de forma más convencional– y conocer bien la empresa son los ingredientes básicos. Pero hay otro ingrediente fundamental.

El éxito del Studio Ghibli dependerá más de lo que se cuente que de cómo se cuente

Creo que en el mundo del cine y de la animación se ha demostrado que el virtuosismo técnico no sirve de mucho si lo que cuentas no atrae. Puedes usar los mejores fondos, los mejores animadores, los mejores efectos en 3D y la mejor música, pero si el argumento no está a la altura… te acabará pasando factura.

En mi opinión, este es uno de los grandes vacíos que deja Hayao Miyazaki, quien tiene una habilidad especial para contar buenas historias. No creo que el objetivo del Studio Ghibli sea encontrar al hombre orquesta sucesor que sea capaz de hacer buenos guiones, buenos dibujos y buenas animaciones. A parte de la dificultad que eso conlleva, estarían cayendo de nuevo en el mismo error (depender de una única persona). Creo que sería un acierto por parte del Studio Ghibli aprovechar que Hayao Miyazaki –y casi con toda seguridad Isao Takahata– dejan la dirección de largometrajes, para cambiar el esquema de una empresa que ha dependido en exceso de unas pocas personas.

Sea como fuere, decida lo que decida hacer Hayao Miyazaki en el futuro y pase lo que pase con Isao Takahata una vez se estrene Kaguya-hime no Monogatari el próximo 23 de noviembre, lo que está fuera de toda duda es que los próximos años para el Studio Ghibli serán muy interesantes, con el objetivo principal de buscar un relevo generacional en todos sus frentes: dirección (Miyazaki y Takahata) y gestión (Toshio Suzuki).