¿Por qué no podríamos ver una serie de televisión del Studio Ghibli en el futuro?

Cuando Vicent Sanchís entrevistó a Hayao Miyazaki en 1995, el maestro le dijo que estaban muy interesados hacer series de televisión, pero que con las condiciones que había por aquel entonces era imposible llevar a cabo el proyecto cumpliendo las expectativas de calidad que se marcaban en el Studio Ghibli. Hace 18 años de esas declaraciones y todo parece indicar que el mundo de la animación no ha cambiado mucho. Pero lo que quiero plantear a continuación es lo siguientes: ¿podría el Studio Ghibli encargarse de una serie de televisión en la actualidad?

Si bien el mundo de la animación no ha cambiado mucho, el Studio Ghibli sí que lo ha hecho: han conseguido la fama y prestigio internacionales, han dado oportunidades a jóvenes animadores en la dirección de proyectos importantes y desde mediados de los 1990 el acepta proyectos de diversa índole, como videoclips, videojuegos, cortometrajes, anuncios… Actualmente, y desde hace un tiempo, en el Studio Ghibli tienen una plantilla más o menos fija de profesionales que trabajan a tiempo completo para la empresa. De esta manera se evita la disolución de los equipos una vez finaliza el proyecto, se consigue un grupo humano que conoce la filosofía del estudio y, por otro lado, se busca que siempre tengan algún proyecto en el que trabajar.

Precisamente estos cambios antes mencionados, sumados a la larga experiencia en el mundo de la animación, han hecho posible que en el Studio Ghibli se llevaran a cabo proyectos como Gedo Senki, Arrietty o Kokuriko, en los que se nota que se han reducido los costes de producción y tiempo, pero consiguiendo un resultado final muy bueno. Esto ha permitido reducir los costes, el riesgo que supone una película de estas características para el estudio y estrenar películas a un ritmo mucho más alto que en los orígenes de la compañía.

Según declaraciones de Akihiro Hino y de Toshio Suzuki, una de las razones por las que en el Studio Ghibli aceptaron el encargo de Ni no kuni –videojuego de la empresa Level 5– fue porque cuando se lo propusieron no tenían ningún trabajo previsto a corto plazo. Aunque anteriormente habían participado en algún proyecto relacionado con este sector, no es un sector por el que Miyazaki siente especial simpatía. Afortunadamente, Studio Ghibli es una empresa y, aunque las opiniones de Hayao Miyazaki se tienen en cuenta, en ocasiones se toman decisiones que no coinciden con la opinión del maestro.

Partiendo de lo anteriormente dicho, en mi opinión creo que sería factible que el Studio Ghibli se embarcara en un proyecto de serie de televisión animada si ambas partes cedieran un poco en sus pretensiones. Por un lado, en Ghibli tendrían que afrontar el trabajo como lo han hecho en proyectos como Arrietty o Gedo Senki y por parte de la compañía de animación, ceder un poco en el vertiginoso ritmo de producción que se exige en el sector de las series de televisión.

Por poner un ejemplo, en el sector del cómic americano hay dibujantes que trabajan a un ritmo más lento y para los que es muy difícil seguir el ritmo de publicación mensual que se impone en esa industria. Pero si esos dibujantes tienen éxito, se les propone trabajos en los que encajen, sobre todo en cuanto a ritmo de publicación. De esta forma, en lugar de hacer un cómic mensual lo hacen bimestral o trimestral, o si se da el caso, el autor puede trabajar con margen suficiente durante varios meses para conseguir un colchón lo suficientemente amplio.

Usando este ejemplo en el caso del Studio Ghibli, lo ideal sería proponer una serie de corta duración, en la que pudieran trabajar con un margen de tiempo mayor, gracias al que podrían crear un trabajo siendo fieles a su filosofía. Algunos de los proyectos en los que se ha embarcado el Studio Ghibli últimamente fueron planteados por primera vez en la época pre Ghibli, seguramente pensando en el formato de serie de televisión. Actualmente, debido a la filosofía de trabajo del estudio, estos proyectos se replantean en forma de largometraje. Pero, insisto, ¿no sería posible que el Studio Ghibli creara una serie de televisión si ambas partes redujeran sus pretensiones? ¿Qué os parece a vosotros? ¿Os gustaría ver una serie de televisión creada por el Studio Ghibli? ¿O pensáis que eso sería “venderse” y que Ghibli debería continuar haciendo trabajos de calidad?