Studio Ghibli Weblog

Menu

Opinión: Gake no Ue no Ponyo

El pasado sábado tuve la ocasión de ver la última película dirigada por Hayao Miyazaki en el Festival de Cine Fantástico de Sitges. El estreno no estuvo exento de emoción, pues no estaba previsto y, además, no quedó clara al 100% su emisión hasta pocos días antes de la fecha. El Festival de Sitges ha tenido predilección por las películas de Miyazaki y, afortunadamente, en esta ocasión no ha habido excepción.

Se han podido ver con anterioridad algunas imágenes y vídeos de Ponyo. No hacía falta ser muy listo para destacar que Miyazaki había vuelto a la temática infantil, que tan buen resultado tuvo con Tonari no Totoro. Algunos querían ver similitudes entre la conocidísima película, que este año cumple su vigésimo aniversario, y Ponyo. Protagonistas muy jóvenes, animales, naturaleza…

Argumentalmente Ponyo no es nada compleja. Sin destripar mucho de la historia, no voy a enfadar a nadie si digo que el argumento es más una excusa que otra cosa. A estas alturas de la vida, creo que Miyazaki puede hacer un poco lo que le dé la gana. Y creo que Ponyo es un ejemplo brillante de ello. Si bien la película no tiene un guión lleno de matices, eso no significa que en ella no se diga nada. Sin criticar directamente, como siempre, Miyazaki lanza algunos recados a los que ya nos tiene acostumbrados. Nada más empezar la película, podemos ver el fondo del mar del pueblo del protagonista, que está lleno de basura lanzada por los humanos. El director y su equipo no echan la culpa al ser humano, pero todos entendemos, y deberíamos asumir, que estamos ensuciando nuestro planeta, que debríamos cuidarlo un poco más.

Pero la película no es un canto a la ecología. En un bonito pueblo costero vive Sosuke con su madre, Lisa, que trabaja en un asilo. El padre de Sosuke está casi todo el tiempo fuera, apenas aparece en la película, ya que es patrón de un barco…

(Aquí me gustaría hacer un matiz, si me permitís. La relación entre Sosuke y su padre me recuerda a la de Miyazaki con su hijo. A raíz del estreno de Gedo Senki, se destapó que Miyazaki podría haber sido un mejor padre para su hijo, pero que siempre estaba trabajando. Además, como siempre, le da a las mujeres un papel fuerte. En este caso le toca a la madre de Sosuke.)

Sigo. Sosuke vive al lado del mar. En estas que, un buen día se encuentra con un pez de colores que ha quedado atrapado en un tarro y que, a falta de oxígeno, está a punto de morir. Sosuke se corta levemente el dedo al romper el tarro y rescatar al pez de colores. Élla, en agradecimiento, le lame/cura la herida ante la asombrasa mirada del niño, que apenas tiene cinco años. Niño y pez se encariñan el uno del otro y Sosuke decide adoptar al pez, a la que decide ponerle el nombre de Ponyo.

Tras ese incidente, no voy a contar más, suceden una serie de cosas que hacen que surja un desequilibrio entre el mundo marino y el de los humanos. En medio de todo ese lío, están Sosuke y Ponyo. Alguien tendrá que hacer algo para que todo vuelva a la normalidad.

A pesar de la ligereza del argumento, Miyazaki no trata a los niños, y no tan niños, como estúpidos. Hay momentos de tensión, de amor, de ternura, de humor, de aventura. A pesar de que estamos ante una de las películas más cortas de la filmografía de Miyazaki, la película tiene la duración justa. No te aburres en ningún momento y, al menos yo, te abstraes de lo que hay a tu alrededor.

A nivel artístico, la película es una maravilla. En una entrevista, Miyazaki destacó que la película se había realizado de forma artesanal. Creo que aquí Miyazaki se equivoca. No al destacar que la película se ha hecho manualmente, sino al menospreciar la tecnología. Creo que el uso adecuado de la tecnología es lícito y tanto el animador como el espectador lo agradecen. De hecho, hace tiempo, Miyazaki dijo en una entrevista que para él el uso de la informática era como otra herramienta, como un lápiz o una goma. Personalmente soy de la opinión de que el Studio Ghibli es uno de los que mejor uso hacen de la informática en el mundo de la animación. No dependen de ella, pero su producto queda mejor haciendo un uso mesurado de las últimas tecnologías. Me imagino que al hacer esta declaración, Miyazaki quería decir que para esta película el cuerpo le pedía volver a hacer las cosas como antiguamente.


Sea lo que sea, Miyazaki sabe muy bien lo que quiere hacer. Maneja las herramientas que tiene en su mano de forma virtuosa. Ponyo es un ejemplo de ello, ya que podemos ver escenas marinas espectaculares, llenas de colorido y magia. Solo como él sabe hacerlo. Miyazaki sabe aportar esa dosis de fantasía en un escenario real que da como resultado un producto fresco y llamativo. Cautivador.

Por si hacía falta decirlo de nuevo, la película me ha gustado mucho. Es una película muy bonita de ver, con mucha ternura, con un poco de mensaje y con una banda sonora, casi se me olvida, de gran nivel. La melodía, a priori simplona e infantil, que recuerda inevitablemente a Totoro, es pegadiza. Infunde alegría y buen rollo.

La nota, a corto plazo, negativa, es que después de ver esta película, me parece menos posible que haya un sucesor del cine de Miyazaki. Insisto en que la película no tiene un argumento muy retorcido. Es como un cuento. Pero ese cuento, en manos del maestro, alcanza cotas de obra de arte. No solo por lo que en líneas generales se puede ver, sino por esos pequeños momentos de magia que, desgraciadamente, no se aprenden en la escuela. No pueden ser transmitidos. Esos momentos que solo los elegidos saben aportar a sus trabajos. Tan solo es una sensación, pero creo que Miyazaki y Takahata son únicos (cada uno a su manera) y eso lo notará Ghibli en el futuro.

Confío en que pronto se pueda disfrutar de la edición en DVD de esta película. Una película que no me cansaría de ver. En Japón todavía se puede ver en los cines, por lo que no se sabe mucho de sus ediciones en DVD. En España, de momento, no hay nada oficial al respecto.

En esta ocasión no hay dudas. Haceros con esta película en cuanto tengáis la menor ocasión.

Nota:
Para amenizar este comentario he incluído unas imágenes seleccionadas por Yukino12. En el futuro daré cabida en este blog otras aportaciones que ha hecho Yukino, a la que aprovecho para agradecer su aportación y mostrarle mi más sincera envidia por tener el peluche de Ponyo.

13 thoughts on “Opinión: Gake no Ue no Ponyo

  1. Ponyo! Jajajaja, las imágenes esas son tan mooonas, Ponyo es taaaan mona. Y no solo tengo el peluche, si no el muñeco de goma, que el pobre está ya más toqueteado… XD
    Me alegro que te gustara la película.

  2. A pesar de la ligereza del argumento, Miyazaki trata a los niños, y no tan niños, como estúpidos.
    ¿Seguro que no se te ha olvidado un «no» por algún lado? xD

    Cómo no, estoy deseando que se edite en España para verla…

  3. – Yukino12:
    Tus palabras sobre el peluche no me ayudaaan… ^^U

    – guibuu:
    Obviamente, me no era eso lo que quería decir. Ya lo he corregido.
    Gracias.

  4. Hola afortunados habitantes de españa, :), que envidia me dan quiénes pudieron asistir a una de las dos funciones, ahora solo me queda esperar que salga la edición española en DVD para poder verla.

    Con respecto a «Creo que aquí Miyazaki se equivoca. No al destacar que la película se ha hecho manualmente, sino al menospreciar la tecnología.» yo creo que a lo que se refiere Miyazaki con eso es que es evidente que siempre que el estudio se ha apoyado de la tecnología 3D en sus películas el resultado no ha sido el óptimo, como ejemplo los estantes de la biblioteca de Pompoko incomodan un poco, cuando el tatarigami se deshace sobre le Jabalí al principio de la Mononoke o el crecimiento de las plantas al final de esa película, es evidente que no están al nivel del resto del trabajo de esa película, Chihiro corrió entre muros de flores 3D y cruzó muchas puertas tridimensionales, pero evidentemente chocaban con el resto del trabajo, y Miyazaki que es un maniático perfeccionista que, me atrevería a decir, puede llegar a sentir que estos resultados son más un collage que una pintura. Nadie puede decir que el 3D ha podido igualar al 2D, ¿por qué?, el 3D es matemáticamente perfecto en su resultado, en cambio el 2D es humanamente imperfecto y por eso el 3D se hace tan evidente al juntarlo con el 2D. Como ejemplo solo comparar las medusas del comienzo de los Yamada con las medusas de Ponyo. Pero no es para tanto escándalo dirán muchos, pero les aseguro que a Miyazaki eso lo ha de deprimir. Yo creo que no es que Miyazaki desprecie la tecnología, creo que la cosa va más por otro lado, y tiene que ver con una frase de Miyazaki que leí una vez, «antes Japón era un país de artesanos, y hoy en día cuesta encontrar uno bueno» y eso es lo que destaca Miyazaki, que su trabajo es 100% artesanal y por lo mismo está a años luz de lo que hoy en día se hace mezclando 2d y 3D para disminuir costos y tener más libertades comunicacionales. Eso es lo que creo, y les aseguro que a la mayoría de los directores de animación les gustaría poder darse el lujo de dibujar cada medusa para que sea única, o animar un fondo a mano para que se mueva junto con los personajes y no en una dimensión distinta, pero eso es caro, por no decir muy caro, y también estoy seguro que Miyazaki aparece en las fotos con cara de abuelito querendión, pero mientras se hacía Ponyo debe haber sido un demonio y un negrero para lograr que los animadores hicieran lo hicieron ajustándose al presupuesto. Pero así es el mundo de la animación, un animador lo sabe, y la gente como Miyazaki es lo que es por que no se conforman con lo fácil, se conforman con la perfección o lo más cercano a ella que puedan llegar.

    Abrazote estrangulador…

    Cósty.

  5. buenas, primero de todo enhorabuena por tu blog
    soy una amante de studio ghibli y estoy fascinadaaa
    lo estoy destripando mirando todos los posts que tienes, muy muy interesantes ^^

    yo tambien fui a verla a sitges y si la pelicula de ponyo es espectacular, me encantan sobretodo los fondos….increibles
    a ver si arreglo mi seccion de links y pongo (con tu permiso) un link a tu blog porque me parece de lo mas interesante

    un saludico

  6. la película se ve genial, es q siempre miyazaki crea personajes encantadores y mundos llenos de magia y resalta la naturaleza, yo y mis hermanos esperamos ver la película pronto

    creo q la simplicidad de sus historias es algo muy atractivo tmbn, todas las películas d miyasaki q he visto hasta ahora me han encantado, pero me faltan ver muchas aún
    muy bueno el post

  7. «Sosuke vive al lado del mar. En estas que, un buen día se encuentra con un pez de colores que ha quedado atrapado en un tarro y que, a falta de oxígeno, está a punto de morir.»

    Con lo de «pez de colores» has sido benevolente. Creo que uno de los grandes meritos de Miyazaki es intrducirnos tanto en la historia y contar las cosas de tal manera que el espectador ignore el hecho de que nadie en ese pueblo se sorprenda al ver un niño que va por ahi con una marioneta carnivora con pelo naranja y que encima habla.
    Otra interpretcion que me surgio ante este hecho mientras veia la pelicula fue la soledad de ese niño y la poca atencion que recibia de su madre, agobiada por llevar adelante la familia ella sola y mas preocupada por su esposo en altamar que por el hijo que tenia al lado. Esta impresion se me hizo mas fuerte en la secuencia que lo Lysa lleva a Sasuke al cole en coche o en la forma tan particular del niño de llamar a sus padres por sus nombres de pila en lugar de decirles «mama» y «papa». Ni hablar de la desicsion de la madre de dejar al hijo solo durante una tormenta que amenazaba con arrasar con todo el poblado.

  8. Cósty:
    Como siempre, en este tipo de declaraciones lo mejor sería leer (o que te lean) directamente del japonés. Miyazaki dijo otra en la presentación de Ponyo. Algo así como «vi La Sirenita y no me gustó, y decidí hacer algo». No lo dijo con esas palabras ni en ese tono, pero viniendo de un japonés me extrañan mucho esos comentarios. Seguramente tengas razón, o la tenga yo. O quizá Miyazaki no quiso decir eso. O lo tradujeron mal. Vete a saber…

    ruth2m:
    No hay ningún problema en que enlaces este blog. Al contrario.

    Nahuel:
    Ponyo no es un simple pez de colores. Pero es así como lo define Sosuke al principio y decir algo más al respecto es contar más de la cuenta. En mi opinión. Que un niño de 5 años piense que un pez puede hablar no me parece tan extraordinario. Lo raro es lo bien que se lo tomó la madre.
    No te sorprende que Sosuke se quede solo en casa. Marco recorrió medio mundo con tal solo 6 años para ir a buscar a su madre.

  9. Oh, lo siento! No era mi intención T_T No puedes comprarte uno por internet? Es que es tan adorable >_<
    La película esta llena de cosas sin sentido, así que que la madre se lo tome bien ya no es nada raro. Desde cuando en las pelis de Miyazaki pasan cosas normales?

  10. Bueno, lo que tiene ver una película, y lo mejor que saben hacer en Ghibli es hacer volar la imaginación, y sin duda creo que esta pelicula lo consigue con creces… mejor no nos preguntémos cómo puede pasar esto o aquello, sencillamente, disfrutemoslo, no?

    Yo también quiero un Ponyo… si alguién sabe…

    Uno de los detalles que me parecieron preciosos, admirables y geniales de la pelicula fue el echo de que la «guarderia» y el asilo estan el uno al lado del otro y así los jovenes pueden alegrar a los mayores, y los mayores ayudan a los pequeños. Este me pareció un precioso y sin duda una marca Miyazaki.

    Hasta Pronto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *